San Rafael, Mendoza lunes 28 de septiembre de 2020

Frustradas hijas, las de Marx – Por:.Beatriz Genchi

Las tres, hijas de Karl Marx y Jenny von Westpahlen, sentían adoración por el padre. La madre, igual que ellas, quedaría oscurecida y relegada en un mundo de hombres. Socialismo y feminismo no eran ni mucho menos equivalentes.

Todas ellas atravesaron etapas de auténtica miseria, no solo en la infancia, y de persecución política. Las tres se casaron y vivieron con activistas de izquierda. Pero el interés de estas tres hermanas no se debe solo ni principalmente a sus vicisitudes personales, sino a su contribución al desarrollo del movimiento obrero y a su trabajo intelectual.

Las tres hermanas, las únicas que llegaron a la edad adulta de los siete hijos que tuvieron sus padres. Jenny, Laura y Eleanor. (Y un cuarto, varón, que nunca reconoció: Friedrich Demuth, tenido con la sirvienta de la casa, Elena Demuth.)

Un detalle revelador sobre Jenny: al cumplir 13 años su hermana Laura le regaló un diario y, en lugar de dedicarlo a cosas infantiles, se puso a escribir un ensayo sobre la historia de Grecia. En 1870 publicó varios artícu­los sobre el tratamiento dado a los presos políticos irlandeses, otro sobre los abusos de la policía francesa cuando fue detenida junto a su hermana Eleanor; también fue secretaria de su padre en la Asociación Internacional de Trabajadores.

Laura casada con Paul Lafargue, uno de los introductores del marxismo en España y autor del famoso “El derecho a la pereza”. Tuvo una vida particu­larmente difícil, atravesando etapas de depresión quizá debido a la muerte temprana de sus tres hijos. Acuciada por la pobreza, trabajó de profesora de idiomas y acompañó a su marido por varios países huyendo de la policía y colaborando con los movimientos socialistas. Esta mujer, que había ayudado a su padre investigando para él, escribió artículos políticos (sobre el socialismo en Francia, por ejemplo), pero no llegó a tener una obra notable, siempre a la sombra de dos hombres: su padre y su marido. La pareja había llegado a la conclusión de que la vida no merecía la pena a partir de esa edad en la que no podés disfrutar de los placeres de la existencia y te convertís en una carga para los demás y se suicidó junto con su marido

La más joven, Eleanor, se envenenó a los 43 quizá asqueada y descorazonada por los engaños de su compañero, el socialista Edward Aveling, a quien había cuidado durante una larga enfermedad, aunque sabía de sus infidelidades. Al parecer no pudo soportar el descubrimiento de que Aveling se había casado en secreto con una amante. Había querido ser actriz, fue la más intelectual de las tres: escribió numerosos artículos, algunos interpretativos de la obra de su padre, otros sobre diferentes temas de importancia política y ­social: uno de los más interesantes es el que escribe sobre la situación de las mujeres, tiranizadas por el capitalismo y por los hombres; consideraba que la llegada del socialismo las haría libres e iguales a los varones. Mujer políglota, fue una dura crítica del colonialismo y una apasionada defensora de la escolarización obligatoria.

Luego de festejar el segundo centenario del nacimiento de Karl Marx, con magníficas exposiciones en su ciudad natal, Tréveris, con congresos y celebraciones en su honor, es un buen momento para recordar a estas tres hermanas que, en una época más igualitaria, habrían ­destacado en la vida política e intelectual de cualquier país y no serían citadas casi exclusivamente como apéndices de los hombres que ­tuvieron cerca.

Gentileza: Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail