San Rafael, Mendoza miércoles 30 de septiembre de 2020

Científicos trabajan en la caracterización de restos humanos

Como parte de un método creado por investigadores argentinos en Portugal, se busca conocer el sexo de restos óseos de niños de los pueblos originarios.

Claudia Aranda, arqueóloga y Leandro Luna, investigador del Conicet, están en Malargüe realizando una investigación con la finalidad de poder caracterizar las poblaciones que vivían en el pasado, determinar el sexo en individuos subadultos y así poder ampliar la pirámide poblacional. Mediante un método creado por ellos, que esta avalado por la comunidad científica testeado en Portugal y solicitado desde Inglaterra y Grecia.

Leandro Luna destacó que uno de los problemas más importantes que tienen las personas que trabajan con restos humanos, ya sean arqueólogos o antropólogos forenses, es tratar de estimar a partir de los huesos si un niño era varón o mujer. Para lo cual los investigadores toman la medida del hueso de la cadera para con esas medidas determinar el sexo.

Este método fue desarrollado por ambos -hace un par de años- en Portugal, donde estudiaron esqueletos de los cuales ya estaba determinado si eran varón o mujer para comparar esa información con los registros documentales y así pudieron establecer que algunas medidas permiten saber el sexo. Ahora lo que hacen es poner a disposición este método en nuevos repositorios en la Argentina, como aquí en Malargüe donde hay varios restos de niños de los que no se sabe su sexo.

En Malargüe, mediante los profesionales del CRIDC, dirigidos por Hugo Tucker se está llevando un proceso de caracterización de los restos humanos que hay dentro de la colección (50 cajas aproximadamente), sobre la cantidad de individuos, edades, sexo y comunidad de pertenencia. Además trabajan en la conservación, que se realiza de una forma muy respetuosa, buscando que se mantengan muy bien preservados para la posteridad.

Claudia Aranda, por su parte recomendó a la gente que ocasionalmente encuentre restos humanos en la cordillera, recuerde que lo más importante es dar aviso al CRIDC y no tocar nada hasta que lleguen los profesionales capacitados para levantar lo encontrado, ya que ellos lo hacen con mucho respeto sin olvidarse de que son personas. Estos pueden quedar en guarda en los museos o ser devueltos a la comunidad que los reclamen. La investigadora enfatizó que en Argentina hay leyes que protegen los restos e incluyen a todas las comunidades.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail