San Rafael, Mendoza lunes 30 de noviembre de 2020

Tratamiento del ronquido y las apneas del sueño en el Hospital Central

Por primera vez se realizó en el Hospital Central una “Faringoplastía de Reposición con Sutura Barbada” en el Servicio de Otorrinolaringología a un pacientes varón de 34 años. Esta innovadora técnica quirúrgica está a la vanguardia en el tratamiento del Ronquido y las Apneas del sueño.

La Faringoplastia de Reposición con Sutura Barbada la realizaron los médicos Fabricio Ianardi; Victoria Martínez y Carolina Morgani, junto al equipo de anestesistas, instrumentadores y circulantes.

Consiste en reposicionar los tejidos blandos de la vía aérea superior mediante hilos de tensión unidireccionales, que conjuntamente con el trabajo interdisciplinario de diferentes servicios del hospital, mejoran la calidad y sobrevida del paciente.

Es la primera cirugía de esta índole que se realiza en la provincia en el sector público. Lo que abre una posibilidad muy importante para los pacientes que padecen estas patologías, ya que tiene muchas enfermedades asociadas que se desconocen y se pueden prevenir con esta intervención.

¿Qué es la apnea-hipopnea obstructiva del sueño?

El síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (SAHOS) se caracteriza por la obstrucción parcial o el colapso total de la vía aérea superior.

Puede manifestarse en todos los grupos etarios, aumentando su frecuencia en personas con sobrepeso, fumadores, sedentarios, el sexo masculino y desórdenes endocrinológicos como la diabetes y el hipotiroidismo.

¿Cuáles son los síntomas o señales de alarma?

En general son pacientes que sufren de dificultad para concentrarse, se quedan dormidos en el trabajo, mientras ven televisión o incluso mientras conducen.

Sienten un cansancio desmedido ya que no duermen correctamente, lo que provoca la sensación de agotamiento constante.

Es importante destacar que esta patología trae asociados muchos riesgos para la salud del paciente, que en general desconoce, que pueden sufrir hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares (ACV) o un evento cardíaco.

Si bien esta intervención puede mejorar la calidad de vida del paciente en los casos en que esté indicada, hay cambios en los hábitos de cada persona que pueden colaborar en gran medida al éxito de la recuperación como son la pérdida de peso, dormir de costado y disminuir el consumo de alcohol. En algunos casos, el tratamiento puede consistir en ejercer presión mediante una máscara facial o nasal (CPAP).

¿Donde dirigirse para hacer la consulta?

Si bien en general el paciente consulta con el Otorrinolaringólogo, el primer acercamiento debería ser a través del neumonólogo, quien lo va a evaluar y derivar para que el otorrino determine donde está la obstrucción al respirar y evaluar en conjunto el mejor tratamiento a seguir.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail