San Rafael, Mendoza viernes 30 de octubre de 2020

Primer Castigo Deportivo – Por:.Beatriz Genchi

Los habitantes de Pompeya y de sus alrededores, como todos los habitantes del Imperio Romano en general, eran muy aficionados a los espectáculos de gladiadores en el anfiteatro y a las carreras de caballos y carros en el circo o hipódromo.

En esas competiciones a veces se enmascaraban rivalidades de ciudades vecinas y rivalidades de equipo, a veces incluso violentas, como hoy ocurre sobre todo con el futbol, que levanta verdaderas pasiones. La violencia en los estadios (anfiteatros, circo) a veces alcanzaba dimensiones que se imponen sanciones tales como la clausura del campo. Esto es lo que ocurrió en el año 59 de nuestra era, en tiempos de Nerón, en el anfiteatro de Pompeya con ocasión de un espectáculo de gladiadores ofrecido por un tal Livineius Regulus. Asistían al espectáculo ciudadanos de la vecina ciudad de Nuceria. A las apuestas y fanfarronadas de unos y otros sucedieron los insultos, a los insultos las pedradas y a las pedradas el desenvaine de pugios. Consecuencias: ganaron los locales, los de Pompeya, pero hubo muertos; muchos nucerinos fueron heridos y mutilados. El propio emperador Nerón, a instancias de los nucerinos encargó una investigación a los cónsules y sancionó a los culpables: el Senado prohibió celebrar tales espectáculos en Pompeya durante diez años; es decir, les clausuró el anfiteatro (el campo) y los responsables de los juegos y los instigadores del alboroto fueron expulsados de la ciudad. Durante el período de la prohibición sólo se celebraron juegos de atletas y como suele ocurrir con este tipo de sanciones, Nerón suavizó el castigo y permitió la apertura de nuevo en el año 64.

El altercado debió ser de tales proporciones que no sólo lo cuenta el historiador Tácito en sus Anales, sino que existe una pintura mural en Pompeya en la casa I.3.23, la conocida como casa de Actius Anicetus, que representa el altercado. En ella se aprecia, además de los caídos y los litigantes, la vela que servía para dar sombra a la arena en los calurosos días del verano. Cabe agregar que en las gradas solía haber soldados para controlar posibles disturbios, pero en aquella ocasión – tal vez, no debieron ser suficientes.

Entre los muchos graffiti de Pompeya, (más de 20.000), hay uno que parece referirse sin duda al episodio que comentamos. Corresponde a Corpus Inscriptionum Latinarum, IV,1293, vía de Mercurio: “Campani, victoria una cum Nucerinis peristis.= Campanos, con esta sola victoria perdieron con los nucerios”.

¿Por qué estas rivalidades entre vecinos de Pompeya y de Nuceria? Probablemente las rivalidades vienen de lejos. Tras la Guerra Social de los años 91-88 a.C. Sila creó una colonia en Pompeya. El anfiteatro es de esa época, de hacia año 70 a.C. Nuceria, que no se había revelado, fue mejor tratada. Luego Nerón asentó una colonia de veteranos que quizá disputó algunos terrenos a los de Pompeya. Por otra parte, en la rebaja de la sanción quizás interviniera la mujer de Nerón, Popea, cuya familia vivía en Pompeya. Tal vez se debió para aliviar la tensión de la ciudad después de los graves destrozos del terremoto del año 62 después de Cristo.

Podía seguir elucubrando más sobre ello, pero para qué, si todos los días o fines de semana vemos todavía estas peleas entre los de un equipo o de otro en cualquier competición. Parece como si algunos estuvieran condenados a buscar su identidad en el enfrentamiento con los otros en todo momento y ocasión. Claro que también los juegos entonces (ludi circenses), como los deportes de masas hoy, son buenas válvulas de escape de la tensión que se genera en una (tal vez) absurda y/o frustrada vida cotidiana.

Gentileza: Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail