San Rafael, Mendoza domingo 20 de septiembre de 2020

Historia de la Espeleología Argentina – Cap. 8 – Por:.Carlos Benedetto

Caminos que no se cruzan

Entre el 1º de mayo de 2001 y el 30 de abril de 2003 Gabriel Redonte (G.E.A.) transcurrió su primera presidencia en la Federación Argentina de Espeleología (F.A.d.E.) y todo parecía indicar que la anhelada armonía entre espeleólogos duraría siglos, ello a pesar de que teníamos una minoría de “grupos” asociados (sólo G.E.A. e IN.A.E., más tres miembros del Centro de Montaña Tandil – C.M.T., éste último un caso especial al que nos referiremos en el siguiente capítulo), y asociados individuales. O sea que la F.A.d.E. nunca sería una mera “asociación de segundo grado”, sino mixta: podía, puede, asociar a personas físicas y a personas jurídicas.

La Revista ARGENTINA SUBTERRÁNEA siguió siendo un mero boletín, con información predominantemente fáctica sobre exploraciones, la evolución del catastro y noticias internacionales, pero aún sin indizar en los SPELEOLOGICAL ABSTRACTS. A las ediciones referenciadas en nuestro capítulo anterior (http://piramideinformativa.com/2019/12/historia-de-la-espeleologia-argentina-cap-7-por-carlos-benedetto/ ), debemos agregar los números 5, 6 y 7, que venimos de postear en https://issuu.com/fade3,  en la carpeta específica de ARGENTINA SUBTERRANEA NÚMEROS ANTIGUOS (https://issuu.com/fade3/stacks/6af5d776799b43ea8a2f4d6f1e5e4dac).

Allí puede apreciarse que, mientras G.E.A. avanzaba, sin interferencias por parte del IN.A.E. (más vale con la mayor cantidad y calidad de aportes), en el Catastro Espeleológico, el IN.A.E. avanzaba en proyectos científicos y proteccionistas. Sin demasiada interacción, sin molestarse entre sí, como un matrimonio que duerme en habitaciones separadas.

El Nro. 5 fue el primero en publicar las tres primeras memorias, costumbre que se haría sistemática desde 2008. Era breve, pero contundente:

Ejercicios 2000, 2001 y 2002. Esta rendición de cuentas de lo actuado por el actual Consejo Directivo de la Federación Argentina de Espeleología comprende sus tres primeros ejercicios y para la mejor comprensión de lo que se ha ido haciendo en cada año, se dedicará un título a cada uno de ellos.

 

AÑO 2000 Las conversaciones entre espeleólogos para constituir una federación de Espeleología comenzaron, en sentido estricto, en el mes de enero de 1988, en ocasión del Primer Encuentro Argentino de Espeleología realizado en la ciudad de Plaza Huincul, Provincia de Neuquén, y en cuyo transcurso de aprobó y firmó la llamada “Declaración de Las Lajas” , por la que las distintas asociaciones espeleológicas de entonces se comprometían a fundar, en un futuro no lejano, una “federación argentina de espeleología” (sic). Este objetivo pareció diluirse a poco de terminado ese encuentro, en tanto surgieron disidencias y rivalidades entre las asociaciones firmantes. Algunas de ellas, no obstante, persistieron en el objetivo de unir a los espeleólogos argentinos en una entidad de segundo grado, aunque nunca hasta el año 2000 pudieron concretar ese anhelo. En febrero del año 2000 se realizó en la ciudad de Malargüe el Primer Congreso Nacional Argentino de Espeleología (I-CO.N.A.E.), en cuyo transcurso se analizaron en profundidad las causas de no haber podido llevar a buen puerto ese objetivo, y finalmente se decidió crear la Federación sin esperar a que en la misma confluyeran todos los grupos espeleológicos nacionales. Así fue como se firmó un acta provisional de fundación, se encargó la redacción de estatutos a uno de los asistentes y se eligieron autoridades que también serían provisionales. Era necesario someter a debate general todo lo que se había resuelto en ese congreso y por eso se abrió un período de discusión interna. En mayo de ese mismo año se llevó a cabo una reunión en la ciudad de Plaza Huincul, Neuquén, con el objetivo de iniciar la discusión sobre el perfil definitivo que tendría la Federación, su sede legal, el proyecto de estatutos, etc. En esa reunión se comenzó a debatir sobre la importancia de ordenar el trabajo futuro de la Federación en comisiones, pero no pudo resolverse el problema de la sede legal que tendría esta Federación, dados los numerosos requisitos de la legislación neuquina para la constitución de asociaciones civiles. En los meses siguientes se redactó el proyecto de estatutos y se decidió que la sede de la Federación sería la ciudad mendocina de Malargüe, por lo que el 2 de septiembre de ese año se redactó y firmó el Acta Fundacional en la que además se aprobaron estatutos y se designaron autoridades. Este encuentro se complementó con una nueva reunión (también en Malargüe) realizada el 14 y 15 de octubre, en cuyo transcurso se completó la documentación para el inicio de los trámites para la obtención de la personería jurídica y se discutió y aprobó un Reglamento para Congresos, toda vez que la Federación asumió la responsabilidad de realizar congresos periódicos de la especialidad, que llevarán la denominación de Congreso Nacional Argentino de Espeleología (CO.N.A.E.), contándose el de Malargüe 2000 como el primero (I-CO.N.A.E.). En esa reunión también se procedió a designar a los delegados argentinos ante la U.I.S. (Unión Internacional de Espeleología) y ante la F.E.A.L.C. (Federación Espeleológica de América Latina y del Caribe). En esa misma reunión se decidió asimismo elaborar un listado de asesores científicos de la Federación. Asimismo, se crearon las comisiones de trabajo que se enumeran a continuación: 1) Espeleosocorro, 2) Catastro, 3) Educación, 4) Proteccionismo, 5) Bibliotecas y Documentación. Se aprobó también iniciar gestiones para obtener apoyo financiero al proyecto de que una delegación argentina viajara a Brasil, al congreso internacional de la U.I.S. – F.E.A.L.C. a realizarse en Brasilia, julio de 2001. Las acciones del 2000 se limitaron a lo relatado y al comienzo de los trámites para la personería ante la Dirección de Personas Jurídicas de la provincia de Mendoza. En este año también la Federación inauguró una página en Internet, gracias a la colaboración desinteresada de uno de sus miembros, Sr. Mario Pettersen. Esa página se modifica y actualiza permanentemente y ha permitido, desde entonces, incrementar los contactos de la Federación con todo el mundo de la Espeleología.

 

AÑO 2001 Este ejercicio puede definirse como el de la consolidación, organización interna y reconocimiento internacional de nuestra Federación, como pasa a informarse. El inicio de los trámites de la personería significó que debieron hacerse numerosas correcciones a los estatutos aprobados el 2 de septiembre de 2000, teniendo en cuenta que era la primera vez que se constituía en Argentina una asociación de segundo grado. De hecho, esta Federación sigue siendo la única entidad de segundo grado que nuclea a los espeleólogos argentinos. Esa inexperiencia nos llevó a cometer numerosos errores, que nos obligaron a llevar a cabo, el 12, 13 y 14 de abril del 2001, una Asamblea Fundacional Complementaria en la que se aprobó la versión definitiva de los estatutos y la nómina definitiva de miembros fundadores, que incluía espeleólogos de las provincias de Neuquén, Córdoba, Mendoza y Buenos Aires, como asimismo de la Capital Federal. En esa misma asamblea complementaria se confirmó la formación de las 5 comisiones creadas en octubre de 2000, agregando una sexta comisión, la de Geología. También en esa ocasión se llevó a cabo un debate sobre la necesidad de crear una Escuela de Espeleología, iniciativa que fue aprobada y quedó a cargo de la Comisión de Educación de la Federación. En esa misma asamblea se resolvió que los congresos (CO.N.A.E.) se celebrarán cada tres (3) años, por lo que el II CO.N.A.E. se debería llevar a cabo en el año 2003. A esa asamblea asistió el colega brasileño Ing. José A. Labegalini, con el objetivo de proponer acciones conjuntas en el marco del congreso que se realizaría tres meses después en Brasil, a los efectos de una mayor inserción de los países latinoamericanos en la U.I.S. Ese año 2001 la Federación obtuvo su primer gran reconocimiento, cuando la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental de la Nación concedió un subsidio para facilitar la participación argentina en el Congreso Internacional de Espeleología (U.I.S.) en Brasilia, en el mes de julio. En el transcurso de ese congreso, del que participaron 7 miembros de esta Federación, se presentaron numerosas ponencias sobre el estado de la Espeleología en Argentina, como asimismo se obtuvo el reconocimiento de la Federación como representante oficial argentina ante U.I.S. y F.E.A.L.C. Asimismo se obtuvo que un miembro de esta Federación fuera reelecto para ocupar un cargo directivo en la F.E.A.L.C. (Secretaría General), y se hicieron varios acuerdos con colegas extranjeros para la realización de trabajos técnicos y científicos en forma conjunta. También se obtuvo la designación de una colega argentina al frente de la Comisión de Educación de la F.E.A.L.C. y de otros cuatro colegas argentinos como miembros de otras tantas comisiones internacionales de la U.I.S. y de la F.E.A.L.C. En la segunda mitad del año la Federación inició la publicación cuatrimestral del boletín ARGENTINA SUBTERRANEA, de distribución electrónica, y que sigue siendo todavía hoy publicado de acuerdo con la periodicidad establecida. En ese año se iniciaron gestiones ante las autoridades de la Provincia del Neuquén para la creación de áreas protegidas en cavernas en peligro, hasta el momento sin resultado. También se iniciaron los reclamos ante esa provincia por la decisión de sus autoridades de suspender todas las actividades espeleológicas, gestiones que al presente no arrojaron resultados positivos. Asimismo se llevaron a cabo acciones para el reconocimiento de los espeleólogos en la provincia de Mendoza, las cuales tendrían resultados positivos recién en el 2002. También en el 2001 se decidió llevar a cabo una política de acercamiento al conjunto de las ONGs ambientalistas del país, a efectos de integrar el accionar espeleológico en el marco mayor de los reclamos por la protección de todo el patrimonio natural. En tal sentido, la Federación pasó a integrar diversas redes de comunicación y acción con asociaciones ambientalistas de todo el país. En este año la Comisión de Bibliotecas y Documentación unificó criterios de catalogación de sus dos bibliotecas (Capital Federal y Malargüe) y regularizó la relación con la Comisión de Bibliografía de la U.I.S. para la indización adecuada de las publicaciones espeleológicas argentinas en el plano internacional y para la centralización de las relaciones con esa Comisión. En el 2001 también se crearon espacios para la rápida comunicación electrónica entre los miembros del consejo directivo, a través de foros virtuales (“grupos”): CDFADE es así el grupo que comunica en forma inmediata a todos los miembros del Consejo Directivo, y ESPELEOAR es un foro más amplio que incluye a todos los miembros de la Federación, más algunos asesores, colaboradores y allegados.

Desde el punto de vista legal, se destaca que fue en agosto de 2001 que la Dirección de Personas Jurídicas de Mendoza otorgó la personería jurídica a la federación mediante Resolución 750/01. En la segunda mitad de ese año se comenzó a preparar el Curso Internacional de Rescate en Cavernas previsto para febrero de 2002, y el Primer Simposio de Espeleología en el marco del XV Congreso Geológico Argentino, previsto para abril de 2002. En este ejercicio no se realizaron trabajos de campo conjuntos, sino que cada asociación miembro siguió desarrollando los suyos propios en forma autónoma.

 

AÑO 2002 En el año 2002 puede decirse que la Federación avanzó hacia su consolidación institucional, lo que permitió que asimismo se pudieran proyectar y realizar los primeros trabajos de campo en forma conjunta. Para una mejor exposición, se resumirán los logros y avances con subtítulos por área de trabajo:

Relación con las provincias con patrimonio espeleológico reconocido: En este año la Federación no pudo obtener el reconocimiento de las autoridades neuquinas, que mantienen la prohibición de toda actividad espeleológica con excusas inaceptables y que fueron motivo de varios reclamos administrativos. Al finalizar el año la Federación resolvió que a comienzos del 2003 se llevarían a cabo denuncias en la Fiscalía de Estado de esa provincia, como asimismo denuncias públicas en los medios de prensa. Se sospecha que habría proyectos turísticos irregulares en marcha y que sus responsables excluyeron a los espeleólogos porque temen a las críticas de los mismos y por ello sería necesario anular la acción de las asociaciones espeleológicas. La Federación ha evaluado que en todas estas irregularidades hay claras violaciones a la Ley provincial de Neuquén Nro. 2213. Distinta fue la situación en la Provincia de Mendoza, en la que los espeleólogos venían sufriendo una discriminación similar a la de Neuquén, especialmente en su Reserva Natural Caverna de Las Brujas, desde más de una década con intermitencias. En este 2002 las autoridades mendocinas iniciaron el proceso de reglamentación de la ley 5978 (reclamo de larga data por parte de los espeleólogos) y dictaron una resolución por la que se crea un Registro de Asociaciones Espeleológicas y un Catastro de Cavidades Naturales. La Federación procedió a registrarse, como asimismo las asociaciones que la integran, y debe señalarse que, aunque lento, el proceso de reconocimiento de estas autoridades provinciales mostró signos evidentes de cambio en sentido positivo. Eso permitió que se iniciaran conversaciones para la realización de trabajos conjuntamente con esas autoridades y con los guardaparques.

Espeleosocorro. En febrero de 2002 la Comisión de Espeleosocorro de la F.E.A.L.C. a cargo del colega puertorriqueño Efraín Mercado viajó a Malargüe a dictar un Curso Internacional de Rescate en Cavernas, del cual participaron espeleólogos de la Federación, además de gendarmes, policías, paramédicos y bomberos de la ciudad de Malargüe y un guía de turismo de Río Negro. Los especialistas extranjeros eran predominantemente puertorriqueños, aunque había también expertos costarricenses, un venezolano y una norteamericana. Al cabo del curso se reconstituyó la Comisión de Rescate en Cavernas y Espacios Confinados de la Federación. Esta comisión realizó, a mediados de abril, un taller en Los Gigantes, Provincia de Córdoba, al que asistieron espeleólogos, como asimismo guías de turismo, bomberos, policías, gendarmes y montañistas de varias provincias. De esta manera se iniciaba un proceso de capacitación que no finalizó. Por dificultades organizativas no fue posible organizar un taller similar en la provincia de San Luis, a pesar de que había un proyecto en tal sentido. Al finalizar el año 2002 la comisión está a cargo del Sr. Claudio Plachesi , de la ciudad de Tandil, Buenos Aires.

Catastro. En este año la Comisión de Catastro terminó de elaborar una ficha tipo para el inventariado de cavernas argentinas en un formato unificado y que pueda remitirse por correo electrónico e insertarse en Internet. Se crearon nodos de la Comisión de Catastro en las distintas regiones del país, a efectos de organizar mejor el trabajo. Al finalizar el año esta comisión está a cargo del Sr. Gabriel Redonte, también presidente de la federación.

Comisión de Geología. El principal logro de esta Comisión fue haber organizado con éxito el Primer Simposio de Espeleología en el marco del XV Congreso Geológico Argentino, que se hizo en El Calafate, Provincia de Santa Cruz, en Abril de 2002. En esa oportunidad, varios miembros de nuestra Federación expusieron el estado actual de las investigaciones espeleológicas en Argentina, además de haber dado pasos importantes para un mayor acercamiento con el medio científico, especialmente geológico. En la oportunidad se logró hacer venir al país, a disertar en ese Simposio, al Dr. Edolfo Eraso (España), ex presidente de la U.I.S., con quien también se hicieron visitas a las cavernas en hielo de esa región. La comisión sigue a cargo de la geóloga Lic. Silvia Barredo.

Bibliotecas y Documentación. En este período se avanzó en el fichaje de los acervos de las bibliotecas de dos de las asociaciones miembros de la Federación y se hizo una puesta al día de la información espeleológica argentina ante la Comisión de Bibliografía de la U.I.S. Esta Comisión está a cargo de la Sra. Marta Brojan.

Publicaciones y página web. En este período el boletín ARGENTINA SUBTERRÁNEA mantuvo su regularidad cuatrimestral y se considera que su lectura puede brindar datos complementarios al análisis de esta Memoria. Otro tanto puede decirse de la página de la Federación en Internet, que se mantiene al día de la fecha gracias al esfuerzo personal de uno de los miembros de la Federación, Sr. Mario Pettersen. El boletín está a cargo del Sr. Carlos Benedetto, secretario de la Federación.

Proteccionismo. Esta comisión tuvo dificultades en su integración, por lo que se decidió declararla desierta y reconstituirla en el año 2003. La misma se ocupará de estudiar los casos de cavernas amenazadas y aconsejar acciones al Consejo Directivo.

Educación. Esta comisión, coordinada por Cristina Gioia, elaboró una encuesta sobre el estado actual de la enseñanza de la espeleología en Argentina y prevé intensificar su accionar en el año 2003.

Cursos. En otro capítulo hacemos referencia al Curso de Rescate de febrero en Malargüe y al taller en Los Gigantes, Córdoba. Pero hubo otras experiencias que deben señalarse como importantes: El 1º de noviembre tres miembros de la Federación dictaron un Curso de Espeleología en el Aula Magna de la Universidad Nacional del Centro (Tandil), con el objetivo de difundir los principales conceptos de la espeleología y preparar el camino para la organización del II CO.N.A.E., que se realizará en julio en esa ciudad. El curso fue también ocasión para visitar las posibles instalaciones del ese congreso, destacándose la importante labor desarrollada por Claudio Plachesi y Juan Mendy, representantes oficiales de la federación en Tandil. A fines de diciembre cuatro miembros de la Federación dictaron, en el Aula Magna de la Universidad Nacional de San Juan, un Curso Básico de Espeleología al que asistieron más de 70 estudiantes universitarios de esa provincia. Los disertantes fueron miembros de distintas provincias, y al terminar el curso se sentaron las bases para la formación de una asociación espeleológica sanjuanina.

Expedición internacional. La experiencia de campo más relevante del año fue la Primera Expedición Argentino Croata, con la visita al país de 14 colegas de esa nacionalidad a cargo del Sr. Tonci Radja y que visitaron, junto a espeleólogos de la Federación, cavernas en las provincias de Mendoza y Córdoba. La experiencia permitió poner a prueba con éxito la capacidad de organización y la disciplina de nuestra entidad, al mismo tiempo que generó líneas de investigación científica para desarrollar en el futuro. En el transcurso de esta expedición se hicieron importantes descubrimientos, como por ejemplo dos lagos hipogeos de la Caverna San Agustín en Malargüe. También se visitó Caverna de Las Brujas (primera visita autorizada a la Federación luego de su inscripción en el registro mencionado antes) y las cavernas de Piedras Grandes y Los Lisos en la provincia de Córdoba. La expedición permitió hacer importantes avances en los estudios biológicos en cavernas, además de otros aspectos.

 Asesores Científicos. A lo largo de todo el 2002 se acrecentó el listado de asesores científicos que, sin ser miembros formales de la Federación, vienen contribuyendo con nuestra ella y brindando asesoramiento en diversas áreas. La Federación cuenta con asesores en Biología, Geología, Hidrología, Antropología y Educación en 7 provincias argentinas. A lo largo del año se produjo un avance hacia la realización de proyectos concretos, incluyendo salidas al campo de algunos de estos especialistas junto a espeleólogos federados.

 ALGUNAS LINEAS DE ACCIÓN FUTURA. En lo institucional, la Federación debe consolidar su nuevo rol de complementación con el gobierno mendocino a partir de que el mismo ha dado pasos para el reconocimiento y aceptación de los espeleólogos como consultores naturales en la administración del patrimonio espeleológico. En ese sentido será importante no sólo continuar los trabajos en otras cavidades, sino también producir acciones concretas en la Reserva Natural Caverna de Las Brujas, donde los estudios espeleológicos han sido interrumpidos hace años, abriéndose ahora la posibilidad de retomar los mismos. Miembros de esta Federación han conversado con las autoridades sobre la posibilidad de realizar experiencias de rescate a cargo de especialistas internacionales, en caverna de Las Brujas, como asimismo reformular todas las actividades turísticas en esa caverna. También es de señalar que se abrirían las puertas para la realización de experiencias didácticas rentadas en esa caverna para su utilización como caverna-escuela y para que la Federación pueda tener asimismo una fuente de ingresos. En cuanto a la provincia de Neuquén, lamentablemente la Federación debe considerar la necesidad imperiosa de plantear reclamos firmes, dado que la interdicción para las actividades espeleológicas va de la mano con proyectos de habilitación al turismo de no menos de 8 cavernas de esa provincia, sin estudio previo de impacto ambiental y sin consideración alguna hacia los reclamos en buenos términos realizados por esta Federación. Se considera que la exclusión de los espeleólogos es, cuando menos, sospechosa. La Federación termina el año 2002 viendo con optimismo la incipiente formación de grupos de espeleología en las provincias de San Juan y San Luis, como asimismo las posibilidades de encarar proyectos de desarrollo espeleológico en el N.O.A., temas sobre los cuales ya se produjeron conversaciones informales con distintas personas interesadas. Uno de los más grandes desafíos que afronta la Federación no es solamente el de instalarse en provincias que hasta el momento no tienen una espeleología organizada, sino también la de su crecimiento numérico, verdadera asignatura pendiente de los períodos comprendidos en esta triple Memoria. La Escuela de Espeleología, cuya creación fue aprobada en Semana Santa del 2001, deberá dar pasos concretos para ser una realidad, pero mientras tanto se impone que haya una normativa mínima en común para el dictado de los cursos de espeleología a cargo de la Federación y de sus asociaciones miembros, y que seguramente se multiplicarán a partir del 2003. También deberá a pasar a la fase de “pasos concretos” el armado del Catastro Nacional de Cavidades Naturales (CNCN) El boletín ARGENTINA SUBTERRANEA, que ya ha sido reconocido en todo el mundo, mantendrá su regularidad cuatrimestral y será el resumen permanente de las actividades de la Federación. Se intensificarán los proyectos de trabajos de campo conjuntos en las distintas provincias y se revitalizará la Comisión de Proteccionismo, habida cuenta que se hace necesario contar con un inventario de cavidades en peligro y llevar a cabo acciones concretas en su defensa. La comisión de Bibliotecas deberá intensificar sus esfuerzos para lograr la creación de nuevas bibliotecas espeleológicas además de las ya existentes en Malargüe y en Capital Federal. La Comisión de Rescate organizará, en el 2003, un taller de capacitación de sus miembros en Malargüe, otro en Tandil y otro en San Luis, sin perjuicio de que posiblemente en el mismo 2003 se repita en Malargüe la realización de un curso internacional de rescate, esta vez también con la participación de guardaparques de la Caverna de las Brujas. Esta Comisión es la más numerosa de la Federación y necesita de equipamiento, para lo cual la Federación deberá hacer gestiones para la obtención de apoyo financiero. De particular importancia será avanzar hacia una mayor integración con el medio académico, a partir del trabajo de la Comisión de Geología y de la relación con los asesores científicos. Para todo ello será menester afianzar aún más las ya buenas relaciones con la comunidad espeleológica internacional (U.I.S. y F.E.A.L.C.). Como corolario de todo esto, se destaca que en el 2003 se realizará en la ciudad de Tandil el II CO.N.A.E., congreso al que asistirán espeleólogos de todo el país y de países extranjeros. En su organización están trabajando en forma muy disciplinada los miembros de la delegación Tandil de esta Federación y otros miembros del Comité Organizador. Será de suma importancia obtener financiamiento para que este Congreso sea un éxito en lo políticoinstitucional y en lo científico.

En términos generales, asimismo, se ha señalado la importancia de que la Federación, que ha crecido en cuanto a proyectos, crezca también en sus aspectos financieros, no apoyándose solamente en la “caja chica” de las cuotas societarias, sino también y principalmente en subsidios y donaciones. El crecimiento ha sido la nota permanente de la breve historia de nuestra Federación Argentina de Espeleología, y ese crecimiento ha aportado satisfacciones a partir de los logros, pero también dificultades nuevas, incluyendo disidencias internas y falta de recursos económicos. Sobre esos dos aspectos deberá trabajarse junto con el desarrollo de los proyectos en sí.

No todo lo que reluce es oro

Gran parte de estas cosas son mentiras o exageraciones, en parte para no incomodar a los aliados-rivales internos, en parte porque se necesita, puertas afuera, “marcar presencia”. Por ejemplo, las mentadas “comisiones” nunca funcionaron sino que fueron, como en el GEA de los ´80, miniespacios corporativos. Muchos proyectos terminarían siendo meras expresiones de deseos.

Pero hay cuestiones conflictivas que ya estaban planteadas y que resumiremos:

En la página 9 del boletín 5 se hace alusión, por primera vez, a la situación legal de la espeleología neuquina y de la prohibición de ingresar a cuevas de la provincia, en abierta violación a la ley 2213, situación que al día de la fecha no ha sido resuelta. Esas reflexiones podrían publicarse hoy mismo, con absoluta y plena vigencia. En ese tiempo la FAdE cuestionaba que, mientras a los espeleólogos se nos exigía lo imposible para poder investigar, se estaba preparando la habilitación al turismo (los turistas no requieren de incumplibles medidas de seguridad pero los espeleólogos sí?) de 8 cavernas.

También en el Boletín se informaba que en la segunda quincena de enero la F.E.A.L.C. (Federación Espeleológica de América Latina y del Caribe) llevó a cabo en Viñales, Cuba, una reunión extraordinaria de su Consejo Directivo, en el cual se aprobaron varias normativas para el funcionamiento de la Federación. La documentación completa producida puede pedirse a la Secretaría General de la FEALC”. Es cierto, tal reunión se hizo, los asistentes visitamos la Gran Caverna de Santo Tomás y se elaboraron meticulosas reglamentaciones para el funcionamiento interno de la F.E.A.L.C., que nunca serían puestas en práctica gracias a los des-manejos del delegado mexicano Juan Montaño y a la indiferencia del resto (En realidad, la F.E.A.L.C. no tenía consejo directivo, sino comité ejecutivo).

Ese año, al comienzo, el INAE junto al Mendip Caving Group, amplió los descubrimientos de cuevas en yeso en el Valle de Poti Malal, en el cuarto viaje consecutivo de esa asociación inglesa al país.  En ese transcurso se descubrió la segunda cavidad en yeso más extensa del país (cueva Miranda) y se topografió la Cueva del Tojo (o Los Jotes), comenzando a especularse con que esa cueva y Las Brujas constituirían un sistema.

El IN.A.E. también iniciaría en 2003, junto al Dr. Luis Acosta (Universidad Nacional de Córdoba), los estudios a fondo de la fauna de arácnidos en Las Brujas, iniciasdos por el Dr. Emilio Maury pero luego interrumpidos. Todavía nadie se imaginaba que a pocos kilómetros de allí, y tres años más tarde, se descubriría una nueva familia de opiliones troglobios en una cueva de basalto, lo que sería publicado 13 años después: https://piramideinformativa.com/2019/10/fabuloso-descubrimiento-cientifico-en-la-payunia-revoluciona-al-mundo-por-carlos-benedetto/.

En abril de ese año el IN.A.E. llevaba a cabo un relevamiento fílmico de tres cavernas de Malargüe, y en el transcurso de las filmaciones se descubriría el tercer lago de la Cueva San Agustín: https://youtu.be/2_Y6ON5Xr3o.

Al mes siguiente, G.E.A. e IN.A.E. conjuntamente harían la topografía de la cueva, que perfeccionaría a la realizada junto al Escuadrón 29 de Gendarmería en 1997. Esta topografía no contempla el “tercer lago”, que está topografiado someramente y presentado en el film linkeado en el párrafo anterior.

En agosto tuve la dicha de participar en un simposio de Italia. Mi amigo Paolo Forti cumplía así su palabra de facilitarme conocer la tierra de mis padres y participar de un simposio de karstología en yeso. Ésto dije en Argentina Subterránea 8: Simposio Internacional de Areas Cársicas Yesosas Bologna, Italia, 26 al 28 de agosto de 2003 . En Agosto el secretario de la FAdE participó del simposio del título, invitado por el Prof. Dr. Paolo Forti, docente e investigador de la Universidad de Bolonia. En la oportunidad Carlos Benedetto disertó, junto a colegas de Bulgaria, Rep. Checa, Rusia, España, Italia y Albania, sobre el estado actual de las exploraciones y estudios de las cavernas en yeso en Argentina.”. Nuestra participación fue a través de una ponencia que despertó mucho interés entre los asistentes: – 2003. Áreas cársicas yesosas en Argentina: una necesaria actualización de datos – Gypsum karstic areas in Argentina: a necessary update. En: Memorias del Gypsum Karst Areas in the World: their protection and tourist development. Bolonia – Italia, agosto de 2003.

En diciembre el IN.A.E. acompañó al Dr. Augusto Auler (Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil – Universidad de Minnessota-USA) a la extracción de muestras mineralógicas en caverna de Las Brujas, con destino a un trabajo de reconstrucción de paleoclimas y paleoambientes. De paso, el Dr. Auler pudo conocer nuestras cavernas en yeso en el Valle de Poti Malal. E

ra la primera vez que se hacía este tipo de investigaciones en el país, las cuales serían luego continuadas por el Dr. George Brook. Universidad de Georgia, EEUU.

La noticia fue publicada con no poco sensacionalismo en https://www.region.com.ar/productos/semanario/archivo/807/lasbrujas807.html, dado que allí el articulista confunde la edad de los espeleotemas con la edad de la cueva.

En ese año fue también IN.A.E. (siempre en nombre propio y de la F.A.d.E.) quien dio pasos concretos, en el territorio, en el proyecto de la Escuela Argentina de Espeleologia (E.A.E.), al conseguir el dictado de la Resolución mendocina DRNR 1386/03, que autoriza a cuatro espeleólogos propios para hacer visitas didácticas a Las Brujas, a la que se define como “caverna escuela”. Esta resolución no se pondría en práctica sino recién en 2006-2007, el resto de la F.A.d.E. no demostraría interés en sumarse a la idea y tres de los cuatro autorizados ya no están en el IN.A.E. Pero fue un antecedente importante.

Como de costumbre, la resolución fue malinterpretada por los guías de turismo, con la ayuda del periodismo malintencion ado y distorsionante de Malargüe: los guías vieron amenazados sus negocios y pusieron en el grito en el cielo. Lo mismo hizo el entonces delegado de la misma Dirección de Recursos Naturales Renovables en Malargüe, Ing. Ramón Martínez, quien con el tiempo se convertiría en el mayor enemigo de la espeleología argentina por razones exclusivamente personales y políticas.

Fue una sorpresa para todos, una grata sorpresa producto de la imaginación creativa del único director provincial de la D.R.N.R. que entendía mucho de Ambiente, José Leopoldo “Poli” León. Como pude apreciarse, la resolución tiene una fuerte impronta ambientalista y es posible que eso también haya molestado a los colegas del resto de la F.A.d.E., por cosas que contaremos en capítulos posteriores. Ya por entonces, la palabra “ambientalista” comenzaba a ser usada como insulto. Una costumbre en un país (y en Malargüe peor aún) donde hay “tolerancia cero” con el pensamiento distinto. La neoplasia de la intolerancia estaba agazapada, también, en la espeleología, dentro y fuera de la F.A.d.E.

Carlos Benedetto

carlos_benedetto@fade.org.ar

Whatsapp +54 9 2604094916

GALERÍA

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail