San Rafael, Mendoza domingo 27 de septiembre de 2020

Gobierno aspira a «ayuda» de u$s 5.000 M vía PPP en 2019

Quirno. Ratificó también que en junio sale la primera PPP energética.

Quirno. Ratificó también que en junio sale la primera PPP energética.

El programa de Participación Público Privada (PPP) es fundamental para el Gobierno, no sólo porque va a ser el modo de mantener la obra pública en marcha, a pesar de los recortes presupuestarios, sino porque le va ayudar a cerrar el programa financiero de 2019 con un aporte de por lo menos u$s5.000 millones.
De allí es que el Gobierno no tendría que salir a los mercados internacionales a tomar deuda como anticipó hace unos días el Ministro de Finanzas, Luis Caputo. Y también explicaría algunas de las razones por las cuales el Fondo Monetario Internacional (FMI), remiso a este tipo de instrumentos, no pondría objeciones a la Argentina.
En medio de una charla que ofreció en el marco del 35 Congreso Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), Pablo Quirno, el jefe de los asesores de la cartera que comanda Caputo, anticipó que se van a emitir bonos para «absorber el exceso de liquidez» que genere el PPP.

Se trata de una ingeniería financiera un tano compleja, que consiste en que el Estado tome prestado una parte de los fondos que capten en el mercado los consorcios, remunerándolos a la tasa del soberano.

Quirno lo explicó del siguiente modo: «La empresa se toma toda la financiación para hacer la obra, lo que le genera pago de intereses, que es un costo mientras no usa la plata, porque en el primer año el consorcio no va realizar el 100% de la obra. Entonces yo les puedo ofrecer un bono que tenga la misma cadencia de los pagos que vaya a tener que hacer la empresa, para tomarle esa liquidez». Al ser consultado sobre la cantidad de dinero que se podría obtener de esa forma señaló que «de mínima hay un buffer de u$s5.000 millones».

El formato se explica por la manera en que se estructuró el PPP argentino, que va previendo pagos parciales cada tres meses por tramo concluido, por ejemplo, en el caso de una autopista. El Gobierno entrega un valor a 10 años con dos de gracia denominado Títulos de Pago por Inversión (TPI), que se emite contra un fideicomiso que se nutre con una parte del impuesto al gasoil. El pago por tramo de obra, a su vez, se pensó para disminuir riesgos, por si se produjera una cancelación de un contrato antes de tiempo.

En otro aspecto, Quirno anticipó que en junio se pondrá en marcha la primera licitación energética del PPP. Se trata de una línea de transmisión eléctrica que irá de Mendoza hasta el noroeste de Buenos Aires. Serían unos 3.300 km de líneas que implicarán una inversión de unos u$s1.400 millones de dólares. Al igual que en el caso de las autopistas, primero se abrirá un período de consulta pública a los potenciales interesados.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail