San Rafael, Mendoza jueves 09 de julio de 2020

Aceite de Coco

aceite de coco 1El aceite de coco es el único con el que se debería cocinar, ya que es el único que no se oxida al calentarlo.

El aceite de coco ayuda a perder peso, evitar enfermedades cardiovasculares y problemas de tiroides como el hipotiroidismo. El coco contiene ácidos grasos de cadena media, al contrario  del resto de las grasas, no necesitan ni enzimas pancreáticas ni bilis para su digestión, por lo que resulta ideal para las personas a las que se le ha extirpado la Vesícula biliar y tienen dificultades para digerir las grasas, para personas con problemas digestivos o de hígado.

Los ácidos grasos de cadena media (MCFA), se digieren más fácilmente, y son utilizados de manera diferente por el cuerpo que las otras grasas. Mientras que otras grasas se almacenan en las células del cuerpo, los MCFA del aceite de coco se envían directamente al hígado, donde se convierte inmediatamente en energía. Cuando se come coco y aceite de coco el cuerpo lo utiliza inmediatamente para producir energía en lugar de almacenarla como grasa en el cuerpo. Esta rápida y fácil absorción  aligera la carga de trabajo del páncreas, el hígado y el sistema digestivo y el aceite de coco acelera su sistema metabólico. Así el cuerpo quemará más calorías al día, lo que se traduce en una pérdida significativa de peso y un aumento de energía y vitalidad.

Los cocos tienen un alto contenido en proteínas y bajo en carbohidratos. Son también fuente de ácido fólico, de todos los tipos de vitamina B, y de minerales como calcio, magnesio y potasio.

El aceite de coco es rico en ácido laúrico de propiedades antivíricas.

Propiedades y Beneficios

  • 1-El aceite de coco ayudará a bajar de peso.

Aunque 1 cucharadita de aceite de coco contiene 120 calorías, estas no actúan de igual manera en el cuerpo que otros aceites. El aceite de coco es más termogénico, comparado con otras comidas y grasas. Esto significa que al consumirlo el gasto de energía tiende a aumentar. Es decir quema más calorías.

Para perder peso deben pasar 2 cosas: Primero, necesitas un déficit calórico (comer alimentos que estimulen tu metabolismo). La segunda es lograr un balance hormonal, teniendo órganos sanos, específicamente el hígado y la tiroides. El aceite de coco no solo ayuda a tu cuerpo a quemar más calorías de las que consumes, también protege tu hígado, para que tu tiroides pueda funcionar más eficientemente.

Tomar 2 cucharadas de aceite de coco a diario.

El aceite de coco puede ayudar a quemar la grasa visceral, la acumulación de grasa más peligrosa y comúnmente asociada con muchas enfermedades en el mundo occidental.

  • 2-MEJORA la salud porque es ANTI-TODO

Es un alimentos antiinflamatorio y ayuda a reducir la producción de radicales libres en el cuerpo, lo que mantiene la salud de las células al evitar o ralentizar el daño oxidativo.

Antibacteriano: detiene las bacterias que causan enfermedades en las encías, infecciones en la garganta, en el tracto urinario, y úlceras.

Anticarcinogénico: evita que las células cancerosas se reproduzcan a la vez que mejora la inmunidad.

Antimicótico: acaba con cualquier desarrollo de hongos.

Antiinflamatorio: suprime la inflamación y repara los tejidos.

Antimicrobiano: elimina microbios dañinos y lucha contra infecciones.

Antioxidante: protege del daño de los radicales libres.

Anti-retroviral-parasitario-protozoario-viral: ahuyenta piojos, lombrices y otros parásitos, mata infecciones protozoarias en los intestinos, mata los virus que causan el resfriado, hepatitis y más.

El aceite de coco da piel brillante, cabello radiante y un cerebro despejado.

  • 3- El aceite de coco estabiliza el azúcar en la sangre y los niveles de insulina

La grasa saludable en el aceite de coco cumple un rol esencial al regular el azúcar en la sangre: ralentiza el proceso digestivo para asegurar un flujo de energía continuo a tu cuerpo al bajar el índice glicémico general de tu comida. Cuando incluyes aceite de coco en una comida con carbohidratos, estos se descomponen en glucosa más lentamente, así que los niveles de azúcar se mantienen incluso después que comes.

El aceite de coco se compone de ácidos grasos de cadena mediana, a diferencia de otros aceites vegetales modernos como el aceite de soya, de maíz y canola, que se componen de ácidos grasos de cadena larga.

Los aceites compuestos por ácidos grasos de cadena larga pueden disminuir la habilidad de las células para absorber el azúcar en la sangre, lo que puede empeorar la reacción a la insulina o diabetes. Las células saludables usan la glucosa, las no saludables no.

  • 4- El aceite de coco disminuye el riesgo de enfermedades en el corazón

Las poblaciones que consumen aceite de coco con regularidad son de las más saludables en el mundo, y tienen los corazones más saludables.

Un estudio realizado en habitantes de Polinesia que le deben un 60% de su consumo calórico al coco, están en excelente estado de salud y no mostraron evidencias de problemas cardíacos.

Otra población en Papúa Nueva Guinea que consume mucho aceite de coco y otras comidas con coco no muestran señales de infartos.

En cambio, en Estados Unidos se ha visto un aumento significativo de problemas del corazón, infartos, colesterol alto, en los últimos 60 años.

A diferencia de los ácidos grasos poliinsaturados, el aceite de coco no se oxida cuando se expone al oxígeno, luz o calor, así que no causa daño arterial.

  • 5- El aceite de coco mejora la función de la tiroides

Para tratar efectivamente los problemas de la tiroides necesitas reducir la INFLAMACIÓN, esta disminuye la conversión de T4 a T3. T4 es la forma inactiva de las hormonas tiroideas. El cuerpo necesita convertirlo a la versión activa T3 para poder utilizarla.

El aceite de coco reduce la inflamación y ayuda a mejorar la salud del hígado para que ocurra una conversión de T4 a T3 eficiente.

  • 6- El aceite de coco mata al hongo “cándida”

En  nuevos estudios, descubrieron que le aceite de coco puede combatir una infección en la sangre causada por el hongo cándida albicans.

Los síntomas del crecimiento de cándida son:

  • Infecciones en la piel y uñas, como pie de atleta u hongos en las uñas de los pies.
  • Sentirse cansado y agotado, o sufrir agotamiento crónico o fibromialgia.
  • Problemas digestivos como estomago distendido, estreñimiento o diarrea.
  • Enfermedades autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto, artritis reumatoide, colitis ulcerosa, lupus, psoriasis, escleroderma, o esclerosis múltiple.
  • Dificultad para concentrarse, poca memoria, trastornos de atención, hiperactividad, entre otros.
  • Problemas de la piel como eczemas, psoriasis, escamas y erupciones.
  • Irritabilidad, cambios en el estado de ánimo, ansiedad o depresión.
  • Infecciones vaginales, del tracto urinario, picazón en el ano o vagina.
  • Alergias estacionales o picazón en los oídos.
  • Antojos fuertes de dulces o carbohidratos.

Gentileza: www.susanaperucca.com.ar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail