San Rafael, Mendoza miércoles 20 de enero de 2021

No todo es alegría: Alejandro Sabella reza por una recta final sin sorpresas

sabellaSi hoy comenzara Brasil 2014, seis titulares no presentarían su mejor versión; lesiones y falta de continuidad, las principales preocupaciones del DT

No es fácil de asimilar la circunstancia dual de un plantel consolidado como el de la Argentina, que aparece bien posicionado para Brasil 2014 como consecuencia de la contundente clasificación obtenida y de un mensaje afianzado por parte de su entrenador, con la imagen de incertidumbre que se plantea en algunos de sus nombres a seis meses de la Copa del Mundo. En este tiempo tan importante en la vida de cualquier seleccionado, Alejandro Sabella está deseando -rezando- por no encontrarse con mayores imponderables, como por ejemplo pueden ser las lesiones, la falta de continuidad o una marcada merma en el rendimiento de su base mundialista, en la que él mismo dice tener pocos casilleros libres.

El punto de partida de la ilusión del seleccionado está estipulado para el 15 de junio de 2014, día del debut en Río de Janeiro, en el Maracaná, ante Bosnia, por el Grupo F que determinó el sorteo del Mundial. Pero más allá de una zona con rivales accesibles (compartida además con Irán y Nigeria) y distancias cortas, la máxima atención del cuerpo técnico de la selección, sin ser alarmistas, está puesta en que seis de los titulares están con lesiones o sufren la falta de continuidad o una merma de protagonismo en sus equipos. Si hoy comenzara el Mundial, de los habituales titulares elegidos por el entrenador, Lionel Messi, Fernando Gago y Sergio Agüero están entre algodones y en recuperación, mientras que Sergio Romero, Federico Fernández y Ángel Di María persiguen la ansiada regularidad.

Lionel Messi viene de un 2013 con lesiones que no le permitieron estar en su esplendor, algo que marcó su ausencia en los últimos compromisos de las eliminatorias. Ante la última lesión en el bíceps femoral izquierdo sufrida el 10 del mes pasado (ante Betis), el quinto desgarro en el año, se decidió afrontar un trabajo de recuperación de dos meses monitoreado en forma conjunta por la AFA y Barcelona, donde volverá el 2 de enero próximo para reaparecer el 5, ante Elche, por la Liga española, o tres días después, ante Getafe, por la Copa del Rey. En la cabeza del mejor jugador del mundo está llegar en condiciones ideales a la competencia mundialista, que sin dudas lo tiene como uno de sus futbolistas estelares.

Los socios de Messi están en observación. Sergio Agüero se lesionó en Manchester City tras el encuentro ante Arsenal, el 16 de diciembre pasado, y se estima que su recuperación demandará aproximadamente unos 15 días más. Pero una de las máximas inquietudes de Sabella está referida al estado físico de Fernando Gago, que a pesar de volver a la Argentina por pedido del DT, las lesiones fueron una constante desde su regreso, primero en Vélez y luego en el último semestre en Boca.

En una columna de opinión realizada especialmente para LA NACION, el 15 de julio pasado, Sabella era contundente a la hora de fijar prioridades. «Tengo que ser claro: no me gusta meterme en las decisiones de los futbolistas. Pero también tengo la obligación de ser sincero: en general, el futbolista necesita jugar para desarrollar su capacidad. Hoy me toca ser el técnico del seleccionado y como tal quiero verlos jugar con regularidad. Claro que siempre hay casos especiales; por ejemplo, en mi ciclo me pasó con Federico Fernández, que al mismo tiempo que no tenía continuidad en Napoli, venía a la selección y se desempeñaba en un buen nivel».

La falta de continuidad en sus equipos es algo que afecta a varios integrantes del plantel que conforman la base del entrenador. Difícil situación afronta el arquero Sergio Romero, pues perdió la titularidad en Sampdoria, optó por irse a Monaco para conseguirla, pero tampoco la encontró y es uno a los que Sabella le pidió que priorice sumar minutos. Un caso similar es el que vive Fernández, el zaguero central titular de la selección que volvió a Napoli, pero sin suerte.

En el medio campo, los enlaces con el andamiaje ofensivo están en observación. Por ejemplo, el reemplazante natural de Gago, Ever Banega, perdió su lugar en Valencia. Algo que también parece afectar a Ángel Di María, quien a partir de la contratación de Bale perdió protagonismo en Real Madrid. El volante, como también lo admitió Ezequiel Lavezzi (Paris Saint Germain), otra pieza alternativa fundamental para el actual ciclo, está buscando nuevos aires.

Cuesta relacionar a este seleccionado, que cosecha respeto y halagos en la consideración mundialista, que obtuvo su pasaje a la Copa del Mundo a fuerza de puntos y victorias contundentes, con la circunstancia de incertidumbre que se plantea en algunas posiciones. Incluso las ya probadas y en las que Sabella encontró las respuestas que esperaba. Más allá de un rendimiento probado y de un Grupo F con rivales no tan complicados, la cuenta regresiva parece eterna para este plantel. Jugadores y cuerpo técnico mantienen una lucha desigual con la creciente ansiedad por llegar lo mejor posible al debut con Bosnia.

Fuente: La Nación

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail