San Rafael, Mendoza martes 19 de enero de 2021

Se hizo la luz para el vino

vino y Luz logo_juanca_300 La estimulación con luces puede generar vinos de mayor calidad
Las plantas poseen un “sistema de visión” especializado constituido por fotorreceptores (fitocromos, criptocromos, fototropinas, sensor de UV-B) que les permite detectar señales ambientales. Por ejemplo: la duración, la dirección, la cantidad y la calidad de  la luz.
La calidad de la luz hace referencia a distintas porciones del espectro lumínico, longitudes de onda o colores que son percibidas por fotorreceptores.  Con el objetivo de evaluar si la estimulación de los fotorreceptores presentes en los frutos podría incrementar la síntesis de compuestos fenólicos en las uvas, se realizaron distintos experimentos donde se iluminaron las bayas con luz roja común, roja lejana, azul y verde.  Éstos, son fundamentales en cuanto a la calidad de las uvas ya que además de ser antioxidantes, influyen sobre las características de los vinos, confiriéndoles gran parte de su estructura, su color y de sus propiedades sensoriales.
La investigación fue llevada adelante bajo un convenio marco entre el IBAM (Instituto de Biología Agrícola de Mendoza) que depende del CONICET y de la Universidad Nacional de Cuyo, y la empresa Catena Zapata, que proveyó los viñedos donde se condujeron los experimentos y además financió parcialmente estos estudios.
Realizada por la doctora Carina V. González (actualmente becaria posdoctoral de CONICET) dentro del marco de su tesis doctoral que fue dirigida por el doctor Hernán Boccalandro (quien falleció a fines del 2011) y con la colaboración de otros investigadores del mismo instituto, del INTA Mendoza y del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas Vinculadas a la Agricultura (IFEVA), perteneciente al CONICET y la Universidad de Buenos Aires.
“Encontramos que la luz roja que sería percibida por fitocromos y la luz azul, potencialmente percibida por criptocromos, provocaron los mayores incrementos de los compuestos fenólicos totales”, explicó González en diálogo con EL OTRO MATE, quien es además docente de Fisiología Vegetal del Instituto de Ciencias Básicas de la Universidad Nacional de Cuyo.
Anteriormente estudiaron el rol del fitocromo B en tolerancia de las plantas a la sequía, experimentado con Arabidoopsis, no obstante los investigadores habían contado en esa oportunidad sus intenciones de hacer foco en la región, analizando las respuestas reguladas por los fotorreceptores en vid.
Cumplido ese objetivo, González puntualizó que “estos resultados nos brindan un sustento teórico a prácticas culturales que se normalmente se utilizan en nuestros viñedos como el deshoje y sirven como un antecedente para desarrollar nuevas prácticas tendientes a mejorar el rendimiento y la calidad de las uvas”.
Fuente: El otro mate
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail