San Rafael, Mendoza sábado 25 de septiembre de 2021

El Senado aprobó la fertilización asistida (pero vuelve a Diputados)

El senador de la UCR Gerardo Morales junto a Miguel Angel Pichetto durante la sesión.

El Senado aprobó con 60 votos a favor y 2 en contra un proyecto para garantizar el acceso a las técnicas de reproducción asistida, pero fue devuelto a la Cámara de Diputados porque el bloque oficialista le realizó modificaciones.

La iniciativa ya había sido aprobada por la Cámara de Diputados, pero la senadora oficialista Liliana Fellner propuso hacerle una serie de modificaciones menores que obligan a que el proyecto vuela a su cámara de orígen en lugar de convertirse en ley.

El proyecto establece que las obras sociales, las empresas de medicina prepaga y el sistema de salud pública deberán incorporar la cobertura integral e interdisciplinaria de los procedimientos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como “Reproducción Humana Asistida”.

Estos procedimientos incluyen la inducción de ovulación, la estimulación ovárica controlada, el desencadenamiento de la ovulación, las técnicas de reproducción humana asistida y la inseminación intrauterina, intracervical o intravaginal con gametos del esposo, pareja o de un donante.

También deberán quedar incluidos en el Programa Médico Obligatorio (PMO) el diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo con las modalidades de cobertura que establezca el Ministerio de Salud de la Nación.

Fellner manifestó que el oficialismo está “completamente de acuerdo” con el proyecto, pero que era necesario realizarle modificaciones, entre ellas, agregar un inciso que obligue a “publicar la lista de centros de referencias públicos y privados habilitados” para facilitar el acceso a las técnicas.

También propuso agregar un apartado que establezca que se propiciará “la formación y capacitación continua de recursos humanos especializados en los procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida”.

Además, la senadora pidió que se agregue un artículo para que el Ministerio de Salud de la Nación deba “proveer anualmente la correspondiente asignación presupuestaria”.

Las modificaciones impuestas por el oficialismo generaron reacciones en la oposición, que criticó que el proyecto no pudiera convertirse en ley.

“Estamos postergando un ruego de la población”, señaló la radical Marta Borello, mientras que su compañera de bloque Laura Montero “no es una limitación no asignar una partida específica a este programa”.

• Beneficios para hemofílicos

La Cámara de Senadores convirtió en ley un proyecto para extender el beneficio que se aplica a los hemofílicos contagiados con el virus del SIDA, a aquellos pacientes con esa enfermedad genética que padezcan hepatitis B y C.

La Cámara alta modificó por unanimidad la Ley 25.869 de beneficios para los pacientes hemofílicos que se hayan contagiado con el virus del SIDA por haber recibido tratamientos con hemoderivados entre 1979 y 1985.

Los cambios en este proyecto servirán para ampliar el beneficio a los infectados con el virus de la Hepatitis B y C, quienes podrán recibir la asignación mensual impuesta por ley.

Además, extiende en diez años el plazo de detección de la enfermedad, ya que la Ley original establecía un lapso que corría entre 1979 y 1985 y la actual abarcará los contagios entre 1979 y 1995.

Por lo tanto, tal como establece la legislación, la iniciativa también extiende el beneficio por acordado al cónyuge o concubino con convivencia continua de más de dos años y que hubieren sido contagiados con los virus del SIDA y de las hepatitis B y C.
El beneficio será acordado a los hijos de los beneficiarios que fueron infectados con esas enfermedades por transmisión perinatal.

La oficialista Sandra Giménez defendió la reforma argumentando que “esto vuelve a ser un hecho de la historia de trascendencia en la construcción colectiva”.

“Vamos a contribuir nuevamente a llevar adelante un nuevo proceso de garantía de derechos”, insistió la kirchnerista misionera.
En tanto, la justicialista disidente Sonia Escudero explicó que la ampliación del plazo hasta 1995 se debe a que esa fue, aproximadamente, la fecha en la que se detectaron todos los casos.

“Se dan más años como un paraguas porque en esa fecha se terminaron de detectar todos los casos de hemofílicos con hepatitis B y C gracias al trabajo de la Sociedad Nacional de la Hemofilia”, explicó la salteña.

 

Fuente: ámbito.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail