San Rafael, Mendoza miércoles 20 de enero de 2021

Pérez descarta ser candidato a diputado nacional

Perez

El gobernador descartó integrar la lista del oficialismo en las próximas elecciones legislativas nacionales como sí lo hará su colega chaqueño, Jorge Capitanich.

Los pingos se ven en la cancha. Como alguna vez lo hizo el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, esta vez le tocó al gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, ponerse como escudero en las legislativas de 2013. En 2009, Scioli ganó una banca pero no asumió. A este accionar, el periodismo bautizó como «candidatura testimonial» y aunque no se sabe qué hará el chaqueño después de las elecciones, en el mundillo político se sospecha de una nueva era «testimonial». De inmediato, la pregunta que surgió fue: ¿Francisco Pérez se pondrá el traje de candidato a diputado nacional?

La respuesta no tardó en llegar. Aunque en su entorno ya adelantaban en voz baja su posición, Pérez lo confirmó durante la Gesta Libertadora en la que se recreó la partida del General San Martín desde Mendoza: «No, de ninguna manera. El pueblo me ha votado para ser gobernador de la Provincia». Sorprendido por la pregunta, el gobernador descartó rotundamente esta posibilidad mientras sus funcionarios acotaban: «Las testimoniales nunca se han dado en Mendoza».

Muy por el contrario, Capitanich, uno de los gobernadores ultrakirchneristas, aseguró al ser consultado con la misma pregunta: «Estamos evaluando el tema y todavía no tengo clara la posición que voy a ocupar en la lista. Lo vamos a decidir en el transcurso de este tiempo» y agregó en declaraciones a la prensa: «Cada dos años tenemos un plebiscito popular. Guste o no, tenemos que asumir la responsabilidad de nuestro liderazgo. En muchos casos, tenemos que asumir la responsabilidad directa de ese liderazgo y en ese contexto las elecciones de 2013 ameritan esa responsabilidad». El chaqueño, de buena imagen nacional, será así candidato a senador nacional en las próximas elecciones.

Capitanich, sin confirmar su destino después de las elecciones, no precisó si asumirá o no su banca: «Es perfectamente posible», y agregó: «Ni bien culmine mi mandato como gobernador, el 10 de diciembre de 2015».

La «candidatura testimonial» fue un concepto que propuso el periodismo para referirse a los candidatos que, aún habiendo ganado las elecciones, no asumieron sus bancas. En 2009 y con un panorama desalentador para el kirchnerismo (venía de desgastar su imagen con el enfrentamiento con el campo) las testimoniales se pusieron en marcha como una estrategia en la que el propio Néstor Kirchner se postuló al igual que el gobernador Daniel Scioli y numerosos intendentes del Gran Buenos Aires con la excusa que el «proyecto» exigía en aquel momento histórico proponer a los «mejores» hombres y mujeres del kirchnerismo, incluso aquellos que ya tenían responsabilidades de gestión. Pese a que la oposición calificó la maniobra como una «estafa electoral», ésta se consumó y, efectivamente, muchos de los elegidos luego no asumieron sus nuevos cargos.

En los últimos días, Scioli (quien viene de mal en peor en su relación con Cristina Kirchner), también descartó una nueva candidatura testimonial.

El anuncio de Capitanich sembró la duda sobre qué otros gobernadores afines al modelo nacional y de buena imagen podrían postularse como candidatos. De ahí que se apuntara al gobernador mendocino quien, junto con el vicegobernador, Carlos Ciurca, son los que las encuestas señalan como los que mejor miden dentro del PJ. Sin embargo, Pérez descartó la posibilidad con un «no» enfatizado y una sonrisa de sorpresa. En su momento, también se especuló con la candidatura de Ciurca.

No obstante, el vicegobernador aclaró en una entrevista a Los Andes: «Apenas me consultaron, yo dije que no porque voy a seguir con mi responsabilidad» y a la pregunta de este diario, ¿lo firma?; el vicegobernador respondió: «Lo firmo porque tiene que ver con cómo hemos proyectado trabajar la provincia con el Gobernador». Con el mismo argumento, Pérez rechazó una candidatura y aseguró que mantendrá su palabra.

En Mendoza, se renuevan cinco bancas para la Cámara Baja del Congreso. Dos del radicalismo: las de Mariana Juri y Jorge Albarracín; una del PJ Federal: la de Enrique Thomas;una del Frente para la Victoria: la de Omar Félix; y una del PD, la de Omar De Marchi. En 2009, si bien el panorama no fue el mejor para el peronismo nacional, en Mendoza fue inédito ya que la lista del Frente para la Victoria perdió por unos 20 puntos respecto de la lista 503 del Frente Cívico Federal.

Las conclusiones de aquella derrota fueron, más allá de la caída de la imagen nacional, el desgaste de la gestión Celso Jaque. Ahora, el mayor desafío lo tendrá el radicalismo ya que si bien se habla de una «buena performance de Julio Cobos como candidato a diputado nacional» tendrá que alcanzar la amplia ventaja que sacó al PJ en 2009.

Sin Pérez y Ciurca en carrera y confirmado por ellos mismos, el justicialismo local apostará a las figuras que postulen cada sector como ya lo ha hecho la Corriente Peronista al lanzar al intendente de Guaymallén y presidente del PJ, Alejandro Abraham. Si bien el resto de los sectores aún no se pronuncian, se habla de Jorge Tanús, Patricia Fadel, Miriam Gallardo y del intendente de San Martín, Jorge Omar Giménez, por el sector azul y de la reelección de Omar Félix por la Integración Peronista.

Fuente: Los Andes

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail