San Rafael, Mendoza miércoles 27 de octubre de 2021

Iglesias confirmó la ruptura de la UCR y afirmó que irá por afuera del partido

Roberto Iglesias

El radicalismo irá dividido en las elecciones legislativas de octubre, tal como sucedió en el 2007. El “Mula” y Fayad anticiparon el quiebre en su duro enfrentamiento con Alfredo Cornejo.

El radicalismo mendocino está a las puertas de una nueva ruptura. Tal como ocurrió en las elecciones de 2007, para enfrentar las legislativas de octubre el partido opositor en la provincia irá dividido cuando se concrete la decisión que ya tienen tomada dos de sus dirigentes más importantes: Víctor Fayad y Roberto Iglesias, quienes están enfrentados actualmente de manera irreconciliable con la conducción de Alfredo Cornejo y apuntan a arruinarle el triunfo a Julio Cobos en Mendoza.

Ayer fue Iglesias quien anticipó la jugada. “La verdad es que vamos a dar pelea y eso ya lo tenemos decidido. El tema es cómo. Por dentro del partido no tenemos opción y yo en lo particular, ya me cansé de pelear cosas en este radicalismo”, blanqueó el ex gobernador ante la consulta de Diario UNO.

El martes, en declaraciones públicas de Fayad, se supo que ambos dirigentes habían limado sus diferencias de años –el enfrentamiento con Cornejo los juntó– y que habían decidido una alianza para ponerles un techo a las aspiraciones del ex vicepresidente, que apunta a convertirse en el candidato a diputado nacional por la UCR y encabezar en este sentido las listas.

Todas las especulaciones apuntaban a que darían la pelea interna y que la posibilidad de una ruptura era solo eso, una posibilidad.

Pero el propio Iglesias horas después ratificó el quiebre. “Me cansé de pelear cosas en este partido. Yo en su momento hasta di la pelea nacional (en 2005 consiguió ser presidente partidario y combatió al alfonsinismo bonaerense) pero me ganaron. A nivel provincial, como están las cosas, también perdí”, dijo.

Lo que vendrá ahora es un proceso complejo para el que tanto Iglesias como Fayad manejan un puñado de opciones. Una es la creación de un partido nuevo y propio, escenario casi imposible. La otra es tomar sellos partidarios ya existentes y en desuso, propiedad de dirigentes dispuestos a alianzas electorales momentáneas, como son el caso de Juan José Fugazzoto (Juntos por Mendoza) o de Ricardo Puga (Todos).

Iglesias será el candidato, más allá de que ahora modera en público sus ambiciones y Fayad ya anunció que se quedará en Capital.

La incógnita, por ahora, es saber si algún otro dirigente de peso los acompañará en su rompimiento.

Momentáneamente, más allá de la tropa propia, ningún radical de la primera línea aparece dispuesto a acompañarlos.

En esencia, lo que ambos buscan es recrear en Mendoza lo que Margarita Stolbizer hizo en la provincia de Buenos Aires cuando se separó del radicalismo sin perder identidad, pero con la conformación de una fuerza propia como es GEN (Generación para un Encuentro Nacional), y desde allí intentar captar el voto de los radicales desencantados con la estructura partidaria más el respaldo que ambos dicen tener en otros sectores de la sociedad.

Fuente: Diario UNO

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail