San Rafael, Mendoza martes 10 de diciembre de 2019

Deuda: alertan que si la quita es muy grande se corre el riesgo de activar a los fondos buitre

Especialistas advierten que la negociación le debe permitir a la Argentina volver rápido a los mercados.

Los inversores que tienen en su poder bonos argentinos cuentan las horas a la espera de que el gobierno de Alberto Fernández, una vez instalado en la Casa Rosada a partir del próximo 10 de diciembre, muestre formalmente qué plan tiene para renegociar la deuda. Tanto como los nombres del equipo económico, importa el tenor de la oferta, para comprobar lo amigable (o no) de la propuesta que la Argentina pondrá sobre la mesa.

 Una característica de los bonos emitidos en dólares bajo ley extranjera es que llevan incorporada una “cláusula de acción colectiva”. Esto quiere decir que si de cada emisión de bonos a renegociar se junta un determinado porcentaje de adhesiones (entre el 60 y el 75% es lo usual, aunque las cifras pueden variar si se toman en conjunto más de una emisión) el resto de los bonistas deberán aceptar la propuesta, aunque no estén de acuerdo.

Esto, en teoría, les pone una barrera a los fondos buitre, los inversores que tras el default de 2002, rechazaron la oferta argentina y optaron por la vía judicial. Ganaron, aunque debieron esperar hasta 2016 para cobrar.

El problema sobre el que alertan especialistas consultados por Clarín es que si el Gobierno opta por una oferta muy agresiva tal vez no logre juntar los votos necesarios, y le vuelva a abrir el juego a los fondos buitre. La tentación de la oferta agresiva está sobrevolando al equipo de Fernández. Sobre todo porque especulan que el mercado ya descuenta que la quita puede ser importante y eso se refleja en las paridades de los bonos, que hoy rondan el 40%. Sin embargo, en el mercado señalan que los precios bajos muestran la incertidumbre que genera no tener pistas sobre el rumbo que tendrán las negociaciones.

Julio Piekarz (consultor, ex gerente del Banco Central), advirtió, antes que nada, que “la deuda no se puede pagar”. Y explicó: “Lo único que nos puede salvar es que se reabra el mercado de capitales a una tasa de interés razonable para hacer roll over de vencimientos, como todo el mundo. Y para lograr eso la quita no puede ser muy grande”.

Piekarz considera que el Gobierno debería seguir pagando los vencimientos de bonos mientras dura la negociación, que, a su juicio, no debería extenderse muchos meses. “Yo creo que la oferta debería pasar por bajar a la mitad los pagos de intereses (capitalizando lo que no se paga) por algunos años, para no obligar a un fuerte ajuste fiscal, y en cierto tiempo estabilizar un sendero en el que los pagos de la deuda no supere un monto equivalente al 2,5% del PBI.

Miguel Zielonka, de Econviews, destacó que las CAC “protege un poco a los inversores racionales, porque le pone un freno a los que quieren ir a todo o nada para trabar la negociación”. En los ejercicios que hizo junto a Miguel Kiguel en su consultora, llegó a la conclusión de que “si jugás un poco con el plazo, el cupón de intereses y una quita mínima”, se puede llegar a ofrecer un bono a 10 años, con cupón del 5% que luego salte al 7%. Si el mercado toma ese nuevo bono a una tasa de retorno (exit yield) del 10%, es una oferta que vale un 65% de paridad, contra el 40% que valen los bonos hoy. “Pero si te toman esa oferta a una tasa de retorno del 12%, la oferta vale 48% y ya no es tan seguro que te la tomen”. Por eso, la clave es mostrar no solo una propuesta atractiva, sino también un plan fiscal creíble, y además, avalado por el Fondo Monetario. “Es un tema que debe cerrarse rápido y en forma razonable, porque la opción es vivir con lo nuestro y eso es imposible, porque no hay caja, no hay reservas y no hay crédito.”

Diego Saravia, de Proficio, consideró que lo último que hay que hacer es “pegar un portazo” porque ahí es cuando empiezan a entrar los buitres, que aprovecharán el bajón de precios para comprar bonos al 30% de paridad para ir a la justicia de Nueva York.

Saravia consideró que el mercado no espera. “Se necesita un número importante de adhesiones, y para convencer de entrar a los acreedores hay que convencerlos de la capacidad de repago”. En Proficio hicieron varios escenarios y concluyeron que “una renegociación de la deuda que no envuelva una quita es viable sí y solo sí se muestra un plan fiscal que libere recursos para el pago de acreedores (al menos superávits fiscales primarios) y se logren tasas de interés reales bajas para la situación argentina actual (alrededor de 5% en las simulaciones)”. Subrayan que “esto último, a su vez, requiere de un plan fiscal y monetario, viable y consistente, que cambie las expectativas sobre Argentina. Si no se muestran superávits primarios y bajas tasas, sólo quedará la opción de un default menos “amigable,“ lo que impediría que Argentina acceda a los mercados internacionales y sería más costoso en el futuro.”

Fuente:https://www.clarin.com/economia/economia/deuda-alertan-quita-grande-corre-riesgo-activar-fondos-buitre_0_sbFitbTR.html

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail