Las mujeres jóvenes llevan una vida intensa intentando un armónico equilibrio entre la familia –en ocasiones, con niños pequeños– y una vida laboral activa o de formación académica. Esto conduce a descuidar algunos aspectos importantes de la alimentación, la actividad física y los hábitos saludables.

Muchas veces, la alimentación es escasa, se toman poco tiempo para desayunar y almorzar, y, en general, apuestan a una cena familiar. “Este descuido impacta en la menor ingesta de calcio y otros nutrientes y repercute sobre los aportes esenciales que necesita el hueso“. La médica osteóloga Alicia Bagur (MN 63.832) resaltó, además, que “la actividad física, generalmente, está sustituida por el trajín del trabajo y las obligaciones”.

Para la directora médica de Mautalen Salud e Investigación, “la falta de regularidad de, al menos, una caminata diaria al aire libre implica menor impacto mecánico sobre los músculos y huesos, menor exposición al sol y, por ende, deficitaria síntesis de vitamina D en la piel”.

 La mitad de las mujeres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica (muñeca, cadera y/o columna) durante su vida

La adolescencia es la etapa ideal para prevenir la osteoporosis ya que la masa ósea que no se obtiene durante esa época, no se recupera. Por lo tanto, hay que hace hincapié en una buena ingesta que aporte calcio y en la actividad física.

Según un trabajo realizado en el centro Mautalen, se estableció que sólo el 2% de las mujeres jóvenes consultan para evaluar su masa ósea y para descartar la presencia de osteopenia y osteoporosis.

A partir de los 50 años, la situación cambia en las mujeres, comienza un descenso de la masa ósea, producto de la disminución de estrógenos en la menopausia –detalló la especialista–. Algo similar ocurre en el sistema muscular, en donde el menor consumo de proteínas, la menor actividad física, niveles inadecuados de vitamina D y alteraciones hormonales son algunas de las causas del deterioro muscular que acompaña al cuadro anterior”.

La adolescencia es la etapa ideal para prevenir la osteoporosis (Shutterstock)

La adolescencia es la etapa ideal para prevenir la osteoporosis (Shutterstock)

La mitad de las mujeres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica (muñeca, cadera y/o columna) durante su vida.

Adaptándose a los tiempos modernos y simplificando las indicaciones, sería recomendable que las mujeres jóvenes siguieran algunas pautas simples para prevenir consecuencias a futuro. En ese sentido, Bagur recomendó:

– Alimentación: cumplir con las comidas básicas, incorporar alimentos que aporten calcio y proteínas para que tanto el músculo como los huesos continúen saludables. A modo de ejemplo, pueden ser preparaciones que contengan queso, leche, yogur, espinaca, acelga, jamón cocido, clara de huevo, carnes rojas, pollo, pescado y lentejas, entre otros.

 El bajo peso repercute negativamente sobre la calidad ósea

– Actividad física: si el tiempo disponible no alcanza para ir varias veces por semana a una clase de gimnasia, al menos concurrir una o dos veces e incorporar caminatas. Lo ideal es una rutina de caminatas diarias de una hora por lo menos. Esto permitirá mejorar el tono muscular y el equilibrio.

– Vitamina D: si no hay enfermedades de la piel que contraindiquen la exposición al sol, es aconsejable realizar las caminatas por la vereda del sol, en horarios seguros (primeras horas de la mañana o últimas de la tarde). Esto permitirá mantener buenos niveles de vitamina D, esencial para un hueso saludable.

Es aconsejable realizar las caminatas por la vereda del sol, en horarios seguros (Shutterstock)

Es aconsejable realizar las caminatas por la vereda del sol, en horarios seguros (Shutterstock)

También, se sugiere exponerse al sol sin protección a media mañana o a la tarde, la mitad del tiempo que tarda la piel en enrojecerse (15 minutos aproximadamente). Lo ideal es descubrir el abdomen, la espalda y proteger la cara. Eso sí, luego hay que colocarse un buen protector si se continúa al sol. Si existe una contraindicación para exponerse al sol, se pueden tomar suplementos de vitamina D.

En las mujeres jóvenes, la deficiencia de vitamina D es de 72% al final del invierno y 15% en verano, mientras que en embarazadas alcanza 80% durante el tercer trimestre”, aseguró la especialista, quien destacó que “una alimentación equilibrada y la actividad física son la clave de un peso adecuado en relación con la talla. El bajo peso repercute negativamente sobre la calidad ósea”.

“Estas simples pautas permiten corregir hábitos descuidados en las mujeres jóvenes y así cuidar los huesos y prevenir la osteoporosis”, finalizó la experta.

Fuente:https://www.infobae.com/salud/2019/09/16/por-que-las-mujeres-jovenes-y-activas-no-deben-descuidar-la-salud-de-sus-huesos/