San Rafael, Mendoza martes 25 de junio de 2019

“VOLVER, VOLVER, VOLVER”: realmente …   perdió Celso Jaque las P.A.S.O.? – Por:.Carlos Benedetto

Ya una vez deliramos sobre qué haríamos en Malargüe si llegáramos a la intendencia (http://piramideinformativa.com/2018/09/si-yo-fuera-intendente-por-carlos-benedetto/). Casi nadie nos prestó atención.

Varios meses después llamamos la atención sobre la (¿inesperada?) irrupción de Celso Jaque en la política malargüina, de la mano de un mariachi cantando la canción VOLVER VOLVER VOLVER de Vicente Fernández (https://www.youtube.com/watch?v=jQZ6G5cxnEY), pero con la letra cambiada  (http://piramideinformativa.com/2019/05/tambien-en-malargue-cristina-hizo-temblar-la-estanteria-politica-celso-jaque-pico-en-punta-y-lanzo-su-campana/).

(Como nota al margen, sigue siendo llamativo lo fuerte que pega en Malargüe la música mexicana. Es algo raro y gracioso a la vez. Como lo es que, hace unos 15 años, descubrimos en el padrón de electores rurales a un puestero llamado Porfirio Díaz)

O sea que Jaque no improvisó ni siquiera en ese “pequeño” detalle: la música de Vicente Fernández acompañó a toda la breve cuan contundente campaña de “El Celso”.

La canción mexicana fue compuesta, oh casualidad, el mismo año en que Néstor Kirchner llegaba a la presidencia de la Nación y visitaba el departamento más austral de Mendoza, en agradecimiento por haber sido, Jaque, el artífice de que Malargüe fuese el único de los 18 departamentos mendocinos donde ganó el naciente kircherismo.

De la mano de Cristina y de Alberto, ese año Kirchner estaba iniciando su gigantesco trabajo de arquitectura política que cambiaría al país, y que el macrismo no pudo destruir. Esa construcción minuciosa, paciente, lo llevaría de aquel miserable 22% de electores a comienzos de ese año, al casi 55% con que ganó Cristina en el 2011. Y los números se mantuvieron y siguen creciendo.

En 2008 Alberto Fernández se distanció de Cristina y con él lo hicieron varios “kompañeros”, incluyendo un diputado nacional por Mendoza, Jorge “Pampa” Alvaro, que nos sigue honrando con su amistad personal y que fuera el silencioso artífice de que Raúl Rodríguez mantuviera su vigencia política luego de perder las internas del PJ el 29 de mayo de 2011, oportunidad que El Raúl sacrificó en el altar del “peronismo de Perón”.

En este rearmado nacional del kirchnerismo con una conducción unificada, estamos asistiendo a paulatinos e incesantes triunfos del campo nacional y popular en todo el país. Mendoza parecía que iba a ser la excepción, o a lo sumo que el ganador de la interna k iba a ser Bermejo.

Pero no fue así.

También en Malargüe desembarcó el kircherismo en las PASO. Jaque perdió la interna contra José Barro por la intendencia. Pero, ¿perdió realmente?.

En la campaña observamos algunos detalles no menores: por ejemplo que en el debate que suele hacerse en los días previos a las elecciones, Fernando Glatigny (UCR, presidente del Concejo Deliberante) y el concejal peronista José Barro fueron los únicos que no asistieron. Es obvio: no tenían para exhibir ninguna gestión sino sólo puras promesas y asistencialismo. En ese debate, a excepción del candidato del FIT Mauricio López, todos los demás tenían algo, poco o mucho para exhibir: Celso Jaque por lo que sabemos; Juan Manuel Ojeda por haber sido colaborador del ex diputado provincial Montenegro y luego estar a cargo de un área ambiental en la intendencia de Vergara, y ahora concejal; Verónica Bunsters (PRO) por haber sido la mejor directora de Educación (período 2003-2007), capital político que luego también dilapidó al entregarse a los brazos de CAMBIEMOS. Pero Glatigny y Barro no fueron al debate.

Otro detalle no menor es que Jaque dispuso de relativamente pocos medios materiales, pero mucho carisma. Y se notaba el apoyo de Cristina, se notaba mucho. Barro, que no conoce a Cristina, ni le interesa, sólo tiene el apoyo del Clan Félix, que instalaron un bunker de campaña en la zona rural (Agua Escondida) desde donde inyectaron muchos recursos. Eso también se notó mucho. Se hizo a cara descubierta.

Luego, en un paneo general que hicimos en las escuelas el domingo, observamos:

  • Al igual que en el resto del país la absoluta fragmentación de CAMBIEMOS, donde Juan Manuel Ojeda presentó boleta sin candidato a gobernador, y ganó en las categorías de intendente y concejales. Y ganó “por paliza”. Ojeda es muy bien visto en el jaquismo, por haber sido el que enfrentó a Vergara, fue derrotado, siguió peleando, ganó una banca de concejal y ahora fue por la intendencia, destruyendo al otro candidato Fernando Glatigny, actual presidente del Concejo Deliberante.
  • El FIT no puede perforar su techo histórico, sino que más bien lo bajó. No le alcanzó con tomar para sí las banderas ambientalistas originalmente peronistas. No se puede hacer política a favor de los trabajadores atacando la identidad de los trabajadores, que en Argentina es el peronismo. Es así de fácil.
  • El PRO puro, el macrismo explícito no vergonzante, sigue sin existir en estas latitudes y acá también probó ser un mero producto de los laboratorios mediáticos, las fake news, etc. No se entendió mucho eso de una ex directora de Educación del peronismo fuera ahora precandidata a intendenta por el antiperonismo (una suerte de mezcla de Urtubey, Lavagna y Pichetto, pero a escala comunal).
  • Mucha gente entraba “boleteada” de antemano. Las boletas de Barro eran, casi en su totalidad, boletas completas. Las boletas de Ojeda no estaban cortadas. Hubo, sí, mucho corte de boleta en la 302B, la de Anabel-Celso. Muchas veces los fiscales de Jaque debieron entrar al cuarto oscuro a reponer boletas robadas. Es lamentable que el cabeza de lista de candidatos a Concejal, el Dr. Jorge Mayoral, joven abogado de mentalidad progresista, no vaya a ocupar una banca. Eso sí fue una derrota.
  • Dió la sensación de que la interna no era entre UCR y PJ, sino sólo dentro del PJ y dentro de CAMBIEMOS. Eso se notó mucho. Y Ojeda aprovechó eso, lo hizo bien. Todo el mundo estaba atento a eso, como todo el mundo en el país respecto de “qué va a hacer el kirchnerismo”.

Queda claro que ahora la cosa está, a nivel comunal, entre Barro y Ojeda. Escuchadas las opiniones de muchos peronistas viejos, ellos siguen insistiendo en que en 2015 Barro le dio sus votos a Vergara para perjudicar a Jaque y su delfín Héctor Rasso, y que ahora devolverían el favor, pero en beneficio de un candidato como Ojeda, muchísimo menos impresentable que Glatigny, Tieppo y Vergara juntos.

O sea que José Barro, aunque se presentó a votar rodeado de cámaras, maquillado y en medio de un show impropio de unas PASO (espectáculo que repitió Bunsters, en la misma escuela) y hasta ahora sólo reservados a personajes de mayor relevancia, no tiene la vaca atada. “Barro es número puesto” dicen algunos, los mismos que decían eso de José Gabriel “Poroto” Ferrero (MOPOMA – Movimiento Popular Malargüino) hace diez años, cuando hizo su fugaz reaparición en el escenario político de la mano de la crisis del “campo”. Pero no es tan así, como veremos al final.

El kirchnerismo es algo que trasciende al peronismo. Lo incluye, pero no solo. Los peronistas “puros” olvidan que los ideólogos del primer peronismo eran Jauretche, Manzi (radicales) y la gente de FORJA; y olvidan que el vicepresidente de Perón fue un radical, Hortensio Quijano.  Eso parece que sí recordó Jaque (quizás por su origen desarrollista), que no es “peronista de Perón” como los barristas, sino “kirchnerista de Néstor y Cristina”. Luego, no hay que mirar torcido si los jaquistas van a votar a Ojeda en lugar de Barro.

Compartimos las reflexiones vía Whatsapp que hicimos al director de Pirámide Informativa mientras volvíamos en la bicicleta a casa, ayer lunes a la mañana, una suerte de auto-entrevista que los lectores sabrán comprender (editamos algunas palabrotas innecesarias):

“Fue Jaque quien trajo a Néstor a Malargüe en 2003 y Malargüe fue el único departamento donde entonces ganó el kirchnerismo.  Néstor nunca se olvidó de eso, era un estadista, y se dio el lujo de premiar a Jaque con varias cosas: una banca de senador nacional, la gobernación de Mendoza, la embajada en Colombia. Desde 2003 Celso Jaque es un jugador de primera División. A Jaque no le interesaba la intendencia de Malargüe. Se sacó de encima a mucha gente vieja, o la pasó a segundo plano, y mandó una lista de gente joven muy interesante. A él no le interesa ser intendente; ser intendente iba a ser dar un paso atrás. Como en el 2003 con Néstor, a él le interesaba instalar a Cristina en Malargüe; a Cristina no la querían ni los peronistas y él la instaló a ella y a Anabel; otra mala palabra, además de “Cristina”, era “La Cámpora”. Jaque va a ser ministro de Anabel o va a ocupar algún cargo nacional”.

“Otro caso de quien trabajó bien y en silencio fue Héctor Arroyo, referente de La Cámpora, cuya esposa Sandra Barrera fue candidata a diputada provincial; Arroyo manejó la campaña y seguro va a recibir su premio, tampoco en Malargüe. Es muy posible que los jaquistas que se sienten derrotados vayan a votar a Ojeda. Es muy probable que el próximo intendente de Malargüe sea un radical. Muchos jaquistas dicen que le van a “hacer probar a Barro su propia medicina” (sic). Ojeda y Jaque tienen buena relación y ambos dijeron que si tuvieran que trabajar con el otro lo harían (sic, no nos consta, pero es verosímil). Son profesionales, tienen el mismo código”.

“Barro mismo, en su momento, se jactó de haberle cerrado la puerta en la cara a Jaque cuando éste le propuso una lista de unidad. Ahora imaginemos a Barro intendente teniendo que comparecer ante el ministro Jaque y la gobernadora de La Cámpora; o pidiéndole el voto a quien les cerró la puerta antes. Todo vuelve”.

“En principio, parecería que el ganador sería Barro, pero Celso se confirmó a sí mismo con el gran estratega. Algunos jaquistas dicen que “si Barro quiere ganar nos va a necesitar”. Son los jaquistas ahora ojedistas, pero son muchos. La diferencia de votos entre Jaque y Barro es mínima”.

En resumen: Ya nadie cree que Jaque ignoraba el anuncio “sorpresivo” de Cristina de que el candidato sería Alberto. También en Mendoza, como en otras 13 provincias argentinas, el macrismo se convirtió en una caricatura de sí mismo; en Mendoza CAMBIEMOS ganó por poco y a lo Pirro: “otra victoria como ésta y estoy acabado”. O si se quiere, recordemos las palabras de aquel legislador que en 1890, tras la fallida Revolución del Parque, diría que “la revolución fue derrotada, pero el gobierno está muerto”. Nuestro colega y amigo Sergio Eschler, que además es historiador, puede ocuparse de dar detalles de aquellos hechos lejanos ma non-troppo.

Jaque, al igual que Cristina, demostró ser un estadista a quien poco le importan los cargos y se puede dar el lujo de dejarse ganar en las divisiones inferiores para seguir jugando en primera. Chapeau

 

Carlos Benedetto

carlos.benedetto@malargüeonline.com.ar

WhatsApp 2604094 916

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail