San Rafael, Mendoza jueves 23 de mayo de 2019

Cuando el arte es largo – Por: Beatriz Genchi

Dice el refrán que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Aunque, a veces, hay que matizar esta verdad, sobre todo si hablamos de arte. Una obra tiene la extensión que debe tener, ni más ni menos. Pero, ¿qué ocurre cuando el artista pretende que su obra alcance notoriedad no por su valor artístico sino por la espectacularidad que la rodea?

La película más larga de la historia del cine: hasta 1986 fue la mítica “Lo que el viento se llevó” con 293 minutos. Sin embargo, este mismo año se supera la duración de esta película con creces con un experimento que en principio estaba pensado para trabajar con el insomnio y que recibe el nombre de “The Cure for Insomnia” (La cura contra el insomnio).

La película tiene 5.220 minutos, es decir, 87 horas. Con un bajísimo presupuesto, un único actor, el artista y poeta Lee Groban, y un argumento sencillo, pues este personaje aparece leyendo un poema suyo de 4.080 páginas, con algunos cortes en los que aparecen fragmentos de películas pornográficas y de videoclips de heavy metal. Está dirigida por John Henry Timmis IV y sólo se ha proyectado sin cortes una vez, el día de su estreno, en el Art Institute Of Chicago en Illinois.

La canción más larga del mundo: En este caso la obra parece haber batido un record insuperable, ya que esta canción, titulada “Longplayer”, pretende tener una duración de mil años. El proyecto, desarrollado por Jem Finer, comenzó el 1 de enero del 2000 y no finalizará hasta el 31 de diciembre del 2999. En estos mil años la canción, interpretada desde el faro de Trinity Bouy Wharf (Londres) a partir del golpeteo de unos palos de madera en una serie de cuencos tibetanos fabricados con distintos materiales, no se repetirá jamás. Se supone que se puede escuchar la pieza a través de Internet en su página web.

El libro más largo del mundo: Que este, tenga diez páginas suena a broma. Un invento que el escritor francés Raymond Queneau presentara en 1960 con el nombre de “Cent mille millards de poèmes”. La explicación es más sencilla de lo que parece: cada página contiene un soneto y cada verso está cortado en tiras, de tal forma que sea posible combinar los versos de cada poema. El número total de combinaciones sería de 10 elevado a 14, es decir, de cien billones de poemas distintos. Serían necesarios varios millones de años de lectura constante para leer todas las combinaciones posibles, para explotar todas las lecturas posibles de un libro de diez páginas.

El poema más largo del mundo: La frase  puede interpretarse de forma literal cuando se observa que, expuesto a lo largo, ocupa una extensión de casi un kilómetro. Los 994,10 metros de poema, colocados sobre un circuito de automóviles en Champier (sur de Francia) son obra del autor francés Patrick Huet, que con el título de “Parcelas de esperanza en el eco de este mundo”, se permite además hacer el juego de crear con su obra un acróstico con los treinta artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Para aquellos que se dejen impresionar por las cifras comentaré que tiene 7.547 versos, que pesa 110 kilos, que fue escrito durante un mes y medio empleando diez horas diarias y que necesitó la tinta de 160 rotuladores.

 “Lo bueno si breve dos veces bueno”.

Mención hecha por Baltasar Gracián (1601-1658) un jesuita y escritor español en su libro “Oráculo manual y arte de la prudencia”.

Gentileza:Beatriz Genchi – beagenchi Hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail