San Rafael, Mendoza domingo 15 de septiembre de 2019

La vegetación, clave para disminuir inundaciones

Es importante el uso y el manejo del suelo así como cosechar el agua de lluvia. La agricultura urbana y periurbana también son un factor importante que ayudan a mitigar.

Lo dice el refrán: “Agua que no has de beber… déjala correr”. Así cuanto más corra y pueda infiltrarse será un bálsamo para prevenir inundaciones. Francisco Pescio, coordinador Prohuerta (Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación/INTA) AMBA, remarca que “la agricultura urbana y periurbana brindan una solución para los problemas que acarrean tanto el calentamiento global como las inundaciones”.

En este sentido, las inundaciones no dependen únicamente de la lluvia sino de cuánto absorben los suelos y su directa relación con la capa freática (acumulación de agua subterránea). En este sentido siguen siendo clave los montes nativos, y en áreas urbanas y periurbanas contar con la confección de huertas.

Pescio, en el libro Mi casa Mi Huerta, remarca que “las huertas urbanas también podrían ayudar a aprovechar mejor el agua, evitar inundaciones, amortiguar el impacto de las altas temperaturas y construir un refugio natural para la flora y fauna autóctonas. Y hasta, incluso, se presentan como un medio para recuperar los saberes de nuestros antecesores y compartirlos con las nuevas generaciones”.

Por su parte, el grupo de pastizales Naturales del INTA Cuenca del Salado en el documento “Las inundaciones, los pastizales y los suelos” afirman que “los pastizales naturales son sistemas que muestran gran tolerancia a las inundaciones, a diferencia de la mayoría de los cultivos y pasturas implantadas que suelen ser notablemente perjudicados”.

También vale destacar el concepto del árbol como una bomba extractora natural ya que por sus características toma agua de la napa y logra mantenerla baja. En el ámbito urbano y periurbano las huertas, además, ayudan disminuir estos impactos: “En una terraza con vegetación hay una diferencia de varios grados y la tierra funciona como esponja para absorber los excesos de lluvia, lo que ayuda a prevenir inundaciones”, ejemplifica Pescio.

Juntar el agua

Otro punto importante es el de juntar el agua de lluvia ya que tanto en el ámbito rural como urbano se genera una disminución de la infiltración en el suelo: lugar de almacenamiento y abastecimiento de las napas. Esta agua se pierde por escurrimiento. Cada milímetro de lluvia caída equivale a 1 litro de agua por m2.

En esto trabajan productores de Esteban Echeverría: 16 familias (con actividad en bovinos, porcinos y hortícolas agroecológicos y en transición) que mediante un proyecto del Programa Prohuerta (Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación/INTA) con apoyo técnico del INTA AMBA construyeron un sistema recolector de agua de lluvia.

Mariana Garófalo, productora de Esteban Echeverría, explicó que la propuesta Agua sostenible y sustentable es importante para el ganado mayor, menor y las huertas agroecológicas. “La recolección del agua se realiza a partir de la colocación de un sistema de canales recolectoras en los techos de las viviendas o corrales, de allí el agua se almacena en tanques sistema con capacidad para 2 mil litros de agua. Por gravedad se llenan los bebederos y con la utilización de bombas se distribuye en la huertas”, detalló.

Leonardo Davies, jefe de la agencia San Vicente del INTA AMBA, explica que en esta zona geográfica del conurbano confluye lo urbano y lo rural: “Forman parte de la economía de los mercados regionales llevando sus productos directamente a los puntos de venta locales”.

Para más información:

EEA AMBA Comunicación
eeaamba.comunica@inta.gob.ar

Fuente:https://inta.gob.ar/noticias/la-vegetacion-clave-para-disminuir-inundaciones

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail