San Rafael, Mendoza miércoles 19 de junio de 2019

¡El museo más grande del mundo que nunca tendrá visitantes! – Por:.Beatriz Genchi

Un edificio que es feo de día, gris y austero, y no comparte nada del color que tiene la llamada ciudad más verde de Europa. Casi un museo, pero se lo denomina; un puerto franco en las afueras de Ginebra con, al menos, un millón de piezas artísticas.

Aunque en su interior se esconde una hermosura incomparable. Como las casi mil obras de Picasso que atesora. En él están albergadas más de un millón de obras que – probablemente – nunca lleguen a ser vistas por el gran público. En 2011 y por única vez se mostraron algunas de ellas en el Museo de Arte de Zúrich, habiendo persuadido a los Nahmad propietarios mayoritarios. Todas las que allí se albergan son piezas que compran coleccionistas y multimillonarios como inversión y las resguardan libres de impuestos en Suiza.

El puerto franco de Ginebra, el más grande del país, se acerca a los 130 años de existencia. Su principal propietario es el cantón de Ginebra. Originalmente las zonas francas se crearon en Suiza para almacenar todo tipo de mercaderías, el arte, tratado como tal, hoy en día se han especializado en bienes de lujo. Hay tesoros que se remontan a los tiempos de la antigua Roma, a la época etrusca, así como obras clásicas de maestros de pintura antiguos o artistas vanguardistas. Pero así como llegan las obras de arte de precios estratosféricos, en cantidades excesivas, también rondan los problemas. Hace un par de años, la policía italiana descubrió en Ginebra unos sarcófagos etruscos que formaban parte de una serie de robos. Y se habían conservado durante años en 45 cajas enormes en Ginebra.

Una pintura puede ser transportada por avión hasta Ginebra y quedarse allí, años sin pagar tasa alguna. Cuando los bienes se encuentran en un puerto franco, el propietario está exento del pago del impuesto a la importación y solo tributará cuando el objeto llegue a su destino final. Pero si logra vender la obra directamente en las instalaciones del puerto franco, el propietario no pagará ningún gravamen por la transacción. Es solo cuando un bien abandona un puerto franco que debe ser valuado y gravado.

El puerto franco de Ginebra es de los más grandes del mundo. Tiene la extensión de 22 campos de fútbol y seis pisos, con una ocupación casi completa. Además de los beneficios fiscales, estos puertos ofrecen servicios similares a los que se entienden como secreto bancario suizo: discreción y seguridad. Además, “La Praille” (comparando con el centro lúdico y comercial) tiene la bodega de vinos más grande del planeta. Como apuntan diversas revistas especializadas, alrededor de tres millones de botellas, la mayoría de Burdeos, reposan serenamente en cajas de madera apiladas bajo las bóvedas. Un maridaje de lujo. En la gris edificación que oculta el color de los picassos, mirós, grecos…
Gentileza: Beatriz Genchi
Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.
beagenchi@hotmail.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail