San Rafael, Mendoza viernes 18 de enero de 2019

“Buscaremos un mayor impacto en la producción”, anticipa el presidente del INTA

Juan Balbín explicó que están reformulando los paradigmas de investigación y extensión. Promoverán la “articulación con universidades, provincias y actores privados, para propiciar distritos de innovación en el interior del país”.

Renovación y cambio. Pese a da cuenta de las limitaciones presupuestarias, el presidente del INTA, Juan Balbín, confía en el “gran potencial de aplicaciones con impacto productivo” que tiene el INTA.

¿Hacia dónde apunta el INTA en 2019?

-Tenemos una expectativa interesante porque estamos cerrando la cartera de proyectos de los últimos 4 años y arrancando una nueva con un cambio en el paradigma sobre la definición de los temas. Hemos hecho un trabajo muy profundo dentro de todo el INTA, tomando contacto con los problemas que realmente tengan impacto en la producción. Definimos 260 problemas y apuntaremos a priorizarlos adecuadamente, para generar los planes de trabajo de los próximos 4 años, en un aporte a todo lo que significa la agroindustria, no sólo con foco en la producción primaria sino también pensando en todo lo que podemos aportar en otros aspectos, y sumando otros actores. A partir de marzo lanzaremos las grandes líneas, con proyectos, actividades y roles que se concursarán. Estamos pensando en la edición génica y otras tecnologías y procesos científicos que hoy son vanguardia global, y desde el INTA queremos ser actores frente a esos desafíos.

-Dentro de los diversos sectores productivos, ¿cuáles priorizarán?

-Por ejemplo, hemos puesto el foco en ganadería, porque en todo lo que significan los índices productivos estamos estancados en los últimos 30 años en la productividad, sobre todo en los índices de cría. Entonces, iremos actuando sobre los distintos ítems y aspectos que generan pérdidas de productividad. Claramente, la alimentación sigue siendo una limitante central para los rodeos argentinos, a pesar de que ha surgido mucha tecnología. Entonces trabajaremos en cada región con los baches puntuales que estamos detectando, a través de soluciones como pasturas megatérmicas en el norte del país, atacando los bajones de oferta invernal hasta temas de volumen nutricional y aportes proteicos.

-¿Qué importancia le adjudicarán a la sanidad animal?

-Es importante, pero en términos de limitante es menor que la alimentación, lo mismo que cuestiones de manejo clave, que abordándolas en cada caso, o según las características de cada zona son fácticamente optimizables. Muchas veces, sobre todo en ganadería, alcanzar mejores resultados pasa más por las acciones de extensión que de investigación. Hoy hay mucho papers, con investigaciones interesantes, pero falta definir los 5-6 ejes de la productividad ganadera, ponernos a trabajar y superar los escalones que representen incrementos.

-A nivel granos, desde la genética hasta la protección de cultivos, ¿qué rumbo pretende?…

-La línea clara que atraviesa todos los programas del INTA es la intensificación sostenible en todos los procesos, desde las Buenas Prácticas hasta el uso de los productos y las mediciones de emisiones que cada uno de ellos genera. Tenemos un abanico completo de cómo intensificar sosteniblemente. No lo miramos sólo desde un cultivo en particular sino a través de todo el sistema productivo.

-¿Qué oportunidades están viendo a mediano plazo, para potenciar la oferta del INTA en mejoramiento de semillas?

-En todo lo que es germoplasma, la discusión no pasa sólo por soja y trigo. Tenemos un enorme potencial en el tema forestal, en eucaliptos y pinos, con el tema de clones. Hemos tenido un gran crecimiento, con materiales que a los 8 años son maderables en un clima óptimo como el norte de Corrientes, y podemos seguir avanzando en base a genética y a un manejo integrado de cultivos. También hemos avanzado en 30 variedades de duraznos. Tenemos muchos cultivos que ocupan menos área pero son muy importantes para las economías regionales. Una forma de hacerlo es a través de flujos que vengan de los cultivos más rentables. Como instituto público, nos permitiría reasignar partidas a investigaciones estratégicas en cultivos en desarrollo, con limitantes en volumen o escala, pero que podrían aprovecharse más, desde nogal, vid, forestales, cítricos, entre otros. Se trata de cultivos que muchas veces no están en la discusión central pero también general valor, mano de obra y oportunidades de trabajo en regiones que de otra manera no tienen opción.

-El desarrollo federal es uno de los objetivos históricos del INTA. ¿Habrá polos tecnológicos en el interior?

-Aspiramos a un desarrollo más integral y federal. Estamos muy abastecidos en la Pampa Húmeda con tecnologías, pero en otras regiones estamos bastante solos pero tenemos que dar respuesta a necesidades y estamos tratando de darlas. Estamos planteando un cambio de paradigma, para pasar de ser un instituto de Investigación a la idea de distrito de innovación y eso queremos que no sólo se exprese en nuestra mayor estación experimental con sede en Castelar, en el Gran Buenos Aires; queremos que en cada lugar donde se genere esa innovación, se genere un cluster de oportunidades regional. Entonces, en cada lugar que se identifica con una determinada temática y genera valor, buscamos potenciarlo para que genere empresas y desarrollos sostenibles, oportunidades de trabajo a investigadores de INTA y a su comunidad.

-¿En qué estaciones experimentales ven posibilidades de desarrollarlo?

En Pergamino, por ejemplo, se da como cluster de semilla. Lo mismo pasa en Mendoza, con una empresa de ex técnicos del INTA que han desarrollado un servicio de monitoreo a través de drones, que permite brindar un servicio. Nosotros acompañamos en sus inicios para construir valor a través de oportunidades. Algo similar estamos pensando en Anguil, La Pampa, donde se promueve la revolución de la ganadería inteligente, para medir el consumo diario y la conducta de un animal. Una vez que tengamos los registros de cómo convierte cada animal, podremos mapear genéticamente y empezar a seleccionar futuros vientres, por ejemplo, a través de la identificación de los caracteres que permiten a un animal convertir mejor el alimento. Es un desarrollo de software que queremos escalar en todo el país, no sólo como conocimiento sino también por las oportunidades para empresas nacionales que se dediquen desde el software a propiciar comederos inteligentes, con mediciones que aportan parámetros que permiten tomar mejores decisiones. En el encierre a corral estamos viendo por ejemplo que algunos animales no ganan peso en el primer mes y otros lo hacen desde la primera semana. Eso está muy relacionado a la conducta. Si eso se puede mapear genéticamente y se pueden generar líneas de trabajo para después seleccionar animales, tiene un valor enorme.

-¿Esos serán los tres cluster que impulsarán?

-No tienen que ser sólo tres y no queremos que se concentre en Castelar, sino que se regionalice y que cada uno, en su escala y en su especificidad, tenga una singularidad valiosa. También apuntalaremos a Saenz Peña, en Chaco, con el tema del algodón y los que surjan. No queremos limitarnos. Porque en el caso de Viedma, con frutos secos, en las avellanas tiene un enrome potencial. Así que cualquier estación o investigador del INTA que genere una capacidad de generar riqueza, con territorialidad, buscaremos fomentarlo. Para que por ejemplo, si alguien pregunta por algodón, que Saenz Peña, sea referente.

Fuente:https://www.clarin.com/rural/buscaremos-mayor-impacto-produccion-anticipa-presidente-inta_0_1zvVOUWJ0.html

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail