San Rafael, Mendoza viernes 22 de marzo de 2019

La NASA despide el año y arranca el próximo con dos nuevos récords

El 31 de diciembre orbitará el asteroide más pequeño hasta ahora investigado. Y el 1° de enero llegará al objeto más lejano jamás explorado. Bennu, el asteroide la muerte, es ahora orbitado por una sonda de la Nasa.

La agencia espacial norteamericana (NASA) despide este año y arranca el próximo con dos nuevos récords. Este 31 de diciembre, la nave Osiris-Rex orbitará el cuerpo más pequeño investigado hasta ahora. Y el primero de enero, la sonda New Horizons alcanzará el asteroide Ultima Thule, el más lejano jamás explorado. 

Este fin de año, el asteroide Bennu se va a convertir en el cuerpo más pequeño que se haya orbitado por una nave espacial. Además, dicha órbita será la más cercana de un cuerpo planetario descrita por un artefacto fabricado por el ser humano (apenas a 1,25 kilómetros de la superficie), según la cuenta en Twitter de la misión.

28/12/2018 La nave OSIRIS-REx de la NASA tiene prevista una inserción orbital alrededor del asteroide Bennu este 31 de diciembre que batirá sendos récords en la historia de las misiones espaciales POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA NASA/GODDARD/UNIVERSITY OF ARIZONA

28/12/2018 La nave OSIRIS-REx de la NASA tiene prevista una inserción orbital alrededor del asteroide Bennu este 31 de diciembre que batirá sendos récords en la historia de las misiones espaciales POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA NASA/GODDARD/UNIVERSITY OF ARIZONA

La imagen de arriba muestra imágenes tomadas por el instrumento MapCam durante la primera pasada de esta nave sobre el polo norte de Bennu, el pasado 4 de diciembre. Las imágenes fueron capturadas cuando la nave espacial se dirigía hacia Bennu, poco antes de su enfoque más cercano del polo del asteroide. A medida que el asteroide gira y se hace más grande en el campo de visión, el alcance del centro de Bennu se reduce de aproximadamente 11,4 a 9,3 kilómetros.

Este primer paso fue uno de los cinco sobrevuelos de los polos y el ecuador de Bennu que OSIRIS-REx realizó durante su Estudio Preliminar del asteroide. Ya en su aproximación, la nave detectó agua en el asteroide, aunque su objetivo final será recoger muestras del suelo y traerlas a la Tierra para su estudio.

Recreación artística del momento que la sonda despliega el brazo TAGSAM.   Inedita mision de la NASA: una sonda tratara de volver a la Tierra con muestras de un asteroide sonda OSIRIS REx

Recreación artística del momento que la sonda despliega el brazo TAGSAM. Inedita mision de la NASA: una sonda tratara de volver a la Tierra con muestras de un asteroide sonda OSIRIS REx

Por otro lado, la nave no tripulada de la NASA, “New Horizons”, empezará el año sobrevolando un objetivo histórico: una reliquia congelada del sistema solar que a unos 6.400 millones de kilómetros de distancia constituye el lugar más distante jamás estudiado.

El objeto cósmico, conocido como Ultima Thule, tiene aproximadamente el tamaño de Washington, capital de Estados Unidos, y orbita en el oscuro y frío Cinturón de Kuiper, aproximadamente a 1.000 millones de millas más allá del planeta más pequeño, Plutón.

La mayor aproximación será el 1° de enero a las 05H33 GMT. Hasta ese momento, cómo se ve y cómo está formado sigue siendo un misterio.

“Esta es una cápsula de tiempo que nos llevará 4.500 millones de años atrás, al nacimiento del sistema solar”, dijo Alan Stern, el investigador principal del proyecto en el Southwest Research Institute, durante una conferencia de prensa el viernes.

Una cámara a bordo de la nave espacial está actualmente enfocada en Ultima Thule, para que los científicos puedan tener una mejor idea de su forma y formación, ya sea un objeto o varios.

Una ilustración de lo que será el contacto con el asteroide más lejano jamás explorado.

Una ilustración de lo que será el contacto con el asteroide más lejano jamás explorado.

“Nunca antes hemos estado en un objeto como este”, dijo Kelsi Singer, investigador del “New Horizons” en el Southwest Research Institute. Casi un día antes, “empezaremos a ver cuál es la forma real del objeto”, explicó.

La nave entró en “modo de encuentro” el 26 de diciembre y está “muy sana”, agregó Stern. La comunicación con la nave tan lejana lleva seis horas y ocho minutos de cada lado, o 12 horas 15 minutos, ida y vuelta.

El 1° de enero a las 10:29 am (15H29 GMT) se esperará la “llamada al hogar” de New Horizons, que indicará si sobrevivió a la aproximación, a una distancia de solo 3.500 kilómetros.

Hasta entonces, New Horizons continúa viajando a través del espacio a 51.500 kilómetros por hora, recorriendo casi un millón de millas por día. Los científicos de la NASA están esperando ansiosamente las primeras imágenes.

“Debido a que ésta es una misión de sobrevuelo, sólo tenemos una oportunidad de hacerlo bien”, dijo Alice Bowman, gerente de operaciones de las misiones de New Horizons.

La nave espacial, que se lanzó en 2006, capturó impresionantes imágenes de Plutón cuando voló por el planeta en 2015.

Fuente:https://www.clarin.com/sociedad/nasa-despide-ano-arranca-proximo-nuevos-records_0_tPDo9_1FL.html

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail