San Rafael, Mendoza martes 11 de diciembre de 2018

Julio Romero de Torres reconocido pintor español y su modelo, la piconera argentina! Por: BEATRIZ GENCHI

“La Chiquita piconera” es el cuadro más conocido y considerado obra cumbre del pintor Julio Romero de Torres, se trata de una obra realizada por 1930, de 100×80 cm pintada con óleo y temple sobre lienzo.​ La modelo del cuadro, una joven de 13, 14 años, fue María Teresa López.

Quien vivió toda su vida desmintiendo ser la amante del pintor, para quien comenzó a posar cuando aún era una niña y él tenía más de 50 años. La protagonista de “La chiquita piconera” era hija de un matrimonio de la Córdoba española que emigró a Argentina, regresando cuando ella contaba con siete años de edad.

Ella se definía como “más porteña que la milonga” nacida en 1914 en la casa de sus padres  andaluces en la afueras de Buenos Aires. Pero porteña y todo fue la imagen de la belleza ibérica que miraba con ojos enormes desde el arte y también desde viejos billetes, sellos y marcas publicitarias. Fue la morena de las coplas que cantaba España en la post guerra después que la descubriera Julio Romero de Torres, para su famosísimo oleo que se considera su testamento pictórico.
Enorme y luminosa la obra es referencia obligada. La argentina de carne y hueso que solo revolvía los carbones de un brasero a sus pies y a decir verdad no la paso del todo bien por la permanente acusación de ser amante del pintor cosa que ambos siempre desmintieron.

María Teresa López fue una de las modelos más famosas del reconocido pintor español (quien dicen tenía una verdadera obsesión por ella). Mucho es lo que se conoce del pintor y mucho es lo que se ha escrito sobre las mujeres que posaron para él. Un pintor en el que la mujer ocupo siempre un lugar principal en su pintura, una pintura altamente simbólica y en el que ella representaba la dualidad. La mujer será la inocencia y la provocación, la castidad y el pecado, lo sagrado y lo profano.

A lo largo de su vida como pintor buscara un tipo de mujer que se corresponda con su modelo de mujer española y que encaje con el carácter casi étnico de sus cuadros en los que aparecen objetos tales como guitarras españolas, mantones de manila, sombreros cordobeses, cantaros, rosarios que se pueden considerar símbolos de esa cultura andaluza que el siente y extiende a lo español.

Sus modelos serán cetrinas, algo agitanadas, potentes, de largos y negros cabellos, grandes ojos y adornadas de una alta dosis de sensualidad en la mirada. Y esas son también las características de la mujer que encontró en su modelo, protagonista de otra de sus grandes obras; “La Fuensanta” y que luego ilustró los billetes de cien pesetas entre 1953 y 1978. Cuadro que recoge en intensidad toda la trayectoria profesional de este artista cordobés que centró su esfuerzo en retratar la mujer arquetípica andaluza con una argentina.

Gentileza:  BEATRIZ GENCHI – beagenchi@hotmail.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail