San Rafael, Mendoza martes 11 de diciembre de 2018

Cultura, en una joya del patrimonio local

El edificio ubicado en la intersección de España y Gutiérrez, de Ciudad, fue proyectado por el arquitecto porteño Estanislao Pirovano. El dato se conoció recientemente, a partir del trabajo de investigación dirigido por la licenciada Verónica Cremaschi.

El edificio del ex Banco Hipotecario se encuentra en calle Gutiérrez 240, en la esquina sudoeste de la plaza San Martin. Hoy funciona allí la Secretaría de Cultura de Mendoza.

Su construcción inició en noviembre de 1924 y estuvo a cargo de la empresa Nicolás Seminara y Compañía. El diseño arquitectónico fue realizado por Estanislao Pirovano, quien, teniendo en cuenta las peticiones de los dueños y la opulencia de la época, plasmó en el edificio un estilo neocolonial. La inauguración fue el 31 de agosto de 1929 y asistieron empresarios y damas de la alta sociedad.

Este lugar es una muestra de la arquitectura neoplateresca, una corriente artística española que refleja el esplendor europeo en la época de la colonia.

En su fachada se ve un trabajo completo de piedra pulida, pilastras, escudos, bustos, guirnaldas, arquerías, merluzas sostenidas por animales mitológicos, rejas y balcones con detalles en platería.

Al ser pensado como un centro de negocios, se aprovechó la ubicación para incorporar un chaflán u ochava que permitiese tener vista abierta de la plaza, convirtiéndolo también en un atractivo turístico. Al ingreso del banco, frente a la fachada, hay un jardín como toque decorativo.

El portón principal se abre y da vista a la puerta de recepción, dividida en tres secciones: izquierda y derecha son puertas fijas con ventanas y detalles dorados para homogeneizar su diseño; la sección del centro es una puerta giratoria, ya que anteriormente era utilizada para agilizar el ingreso y la salida de las personas y era lo más innovador en ese momento.

Su estructura interna fue hecha en L. En su decorado se destacan las mayólicas españolas y arcos que forman bóvedas con cruces, espacios abiertos con ventanales amplios, los que eran utilizados para la atención al público y hoy sirven como salas, en las que se realizan diversas actividades culturales.

Para el acceso a los pisos superiores existen tres opciones: la primera es la escalera, que tiene sentido y forma semicircular. Esta rodea al ascensor original, una verdadera joya de la época, que recientemente ha sido restaurado y funciona. La tercera es una escalera que está cruzando la sala principal, Elina Alba, llamada así en honor a esta actriz mendocina que participó en uno de los grupos de teatro independientes pioneros de la provincia.

Actualmente, el inmueble es considerado patrimonio histórico y cultural de la provincia de Mendoza (Ley Nacional 25197). Por ello, las oficinas han tenido pocas restauraciones significativas, para conservar su diseño original.

Gracias a una investigación exhaustiva dirigida por la licenciada Verónica Cremaschi, se conoció la autoría real del proyecto, dando así el respectivo mérito y derecho al arquitecto porteño Estanislao Pirovano, ya que su firma fue encontrada en los planos originales de la obra.

El edificio era propiedad del Banco Hipotecario, pero al privatizarse la empresa, en 1998, sus dueños deciden donarlo al Estado, con la condición de que su uso sea únicamente cultural.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail