San Rafael, Mendoza viernes 20 de julio de 2018

Tite y las dos caras de Brasil

Tite da instrucciones durante el Brasil-México.Desde que el técnico se hizo cargo de la canarinha en 2016 la trabajó para dominar y ser dominada

Con su presión alta, México obligó a Brasil a exhibir los conceptos del fútbol europeo absorbidos por Tite para evolucionar como entrenador. Su puesta en práctica de lo que Arrigo Sacchi denomina equipos cortos fue una de las claves de los éxitos del Corinthians de Tito que ahora trata de aplicar en la Canarinha. “Esta selección es diversa”, admite el central Miranda; “defensivamente es fuerte, encajamos pocos goles, y en cualquier momento del partido nuestros delanteros pueden hacer gol”, prosigue el central del Inter de Milán. Para Miranda, Brasil está en la línea que demanda el fútbol moderno: “En este Mundial, las selecciones están muy bien organizadas defensivamente y los ataques son veloces”.

Equipo corto

 Las estadísticas dicen que Brasil solo ha encajado un gol en cuatro encuentros y que le rematan una vez por partido entre los tres palos. “Marcamos en zona, con cada jugador defendiendo de forma agresiva en su sector. Tal vez por eso bloqueamos tantos remates del contrario”, explicó con satisfacción Tite tras la victoria ante México. Para Sylvinho, “la recogida”, el repliegue, de los más virtuosos es decisivo en la consistencia brasileña cuando adopta ese perfil contragolpeador. “Gabriel Jesus, Willian, Coutinho y Neymar te dan esa posibilidad para recogernos en nuestro campo porque no paran de correr”, afirma.

De los jugadores desequilibrantes, Willian es el más sacrificado. “Sin la bola jugamos juntos y sabemos sufrir cuando tenemos que sufrir como sucedió contra México. Y cuando tenemos el balón generamos ocasiones. Tenemos un buen balance, que es de lo que se trata”, admite el volante del Chelsea. El ingenioso Coutinho se expresa como si fuera un soldado de Tite para describir la doble versión de Brasil. “Hacemos lo que nos dice el entrenador. A veces quiere que manejemos un poco más la pelota y otras que esperemos para salir al contragolpe”.

Los porcentajes de posesión de Brasil no están entre los más altos del torneo. Contra Suiza (1-1) tuvo un 55%, y un 68% contra Costa Rica (2-0), su porcentaje más alto de tenencia de la pelota. Ante Serbia, rebajó la posesión al 57% y contra México la perdió con solo un 47%. Salvo en el partido de Serbia (17), Brasil firmó 20, 21 y 22 remates. “Arriba tenemos jugadores rápidos para ir al contragolpe y que se asocian bien y desbordan en espacios más reducidos, tenemos una plantilla completa que nos permite mostrar esas dos caras”, concluye Filipe Luis.

Fuente:https://elpais.com/deportes/2018/07/03/mundial_futbol/1530649024_632291.html

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail