San Rafael, Mendoza miércoles 19 de septiembre de 2018

Macri busca que la crisis comercial entre Estados Unidos y China genere oportunidades a la Argentina

Se inaugura un segundo centro logístico de distribución de productos argentinos en la zona franca de China. El mercado asiático se abrió a innumerables productos pero Argentina aún no está abasteciendo a una demanda creciente de las nuevas clases medias y ricas chinas.En el mes de julio la embajada argentina en China va a inaugurar segundo Centro Logístico de distribución de productos argentinos en la  Zona Franca del país asiático. El primero ya funciona en Shanghai y el tercero abrirá antes de fin de año en Guanzhou. Con ello, ya están en pleno funcionamiento los llamados “hub logísticos” argentinos en los tres puertos más importantes de China: en el sur, en el centro y en el norte”. “Ya no  hay excusas, el mercado chino está abierto para los argentinos”, destaca el embajador en Beijing, Diego Guelar. Pero hay que ocuparlo, una tarea que para este país aún resulta titánica.

La escalada de imposición de aranceles mutuos entre los Estados Unidos y China, que muchos definen ya como guerra comercial, emite señales en las que Argentina puede encontrar oportunidades que aún no aprovecha en China, reconocen funcionarios y diplomáticos en Buenos Aires. El primero está cada vez más cerrado, el segundo más abierto.

Según ha podido saber este diario, tanto el presidente Mauricio Macri como su embajador en Beijing y la cancillería argentina trabajan en esa línea. Pero a nivel económico el límite que encuentra este país es que, a diferencia de vecinos como Brasil o Chile, si China pidiera hoy comprar más productos argentinos, aquí no hay oferta. Ello sin contar imprevistos como la pérdida del 40% de la soja por la sequía. Según reconocen los funcionarios argentinos, tampoco la industria se encuentra en un nivel de desarrollo que le permita colocar productos con valor, hoy un fuerte nicho en China, por la creciente demanda de sus clases medias y ricas.

Desde el punto de vista político, dicen fuentes del Palacio San Martín, la cumbre del G20 en Buenos Aires, sobre el fin de año, podría ser también el lugar donde Donald Trump y Xi Jinpinghagan una fumata de la paz. Ocurre que las resonantes amenazas proteccionistas de Trump a un socio y rival tan integrado a Estados Unidos como China son vistas también como parte del relato electoral del republicano. Estas podrían menguar tras las legislativas estadounidenses de principios de noviembre.

Argentina 2025, una meta para exportar y crecer sin la trampa del endeudamiento

Dentro de su Gabinete, ha sido Macri, el más receptivo a las múltiples señales de los chinos, que en estos meses de crisis del mercado enviaron palabras de apoyo al presidente del propio Xi Jinping. Están dispuestos a un nuevo swap de moneda, y siendo un mercado altamente exigente afirman estar abiertos a toda exportable de Argentina.  Los chinos abrieron su mercado a las carnes bovina, ovina y lo hará a los porcinos pero desde aquí no hay oferta  aún viable. Esa es la respuesta que se le viene dando a Macri cuando pregunta de manera insistente que se les puede vender. El déficit argentino en su balanza comercial con China es de US$ 5000 millones.

Macri quiere la relación con China en el máximo nivel. El embajador Guelar, por ejemplo fue instruido a que invite al sector de la producción para la Defensa china a que analice el empobrecido sector de aviones y astilleros argentinos con fines de crear una asociación para la industria local. Y a la hora de hablar de un posible TLC entre el Mercosur y China, el consejo de Guelar, es hacer lo que hizo Corea del Sur: “Hay que sentarse con los chinos y hacer el análisis de lo factible y lo complementario para ver cómo calzan las dos economías en este acuerdo. Eso lleva años”. El canciller Jorge Faurie dijo algo semejante a Clarín.

¿Y cómo han quedado los compromisos firmados sobre las dos centrales nucleares que el gobierno frenó a raíz de los recortes de presupuesto que se vienen tras el acuerdo con el FMI? Según pudo saber este diario la cuarta central nuclear, Atucha IV, que iba a tener tecnología canadiense financiada por capitales chinos ha quedado suspendida. Pero la quinta central nuclear debería quedar confirmada en noviembre, cuando llegue al país XI, y con fechada inicio para 2022.

Fuente:https://www.clarin.com/politica/macri-busca-crisis-comercial-unidos-china-genere-oportunidades-argentina_0_rJ6OrleQm.html
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail