San Rafael, Mendoza viernes 20 de julio de 2018

Aborto: aplausos y un discurso que rompió el protocolo cerraron una sesión maratónica

La ex jueza Aída Kemelmajer de Carlucci habló durante una hora. El tiempo estipulado era de 7 minutos.  Aida Kemelmajer de Carlucci dio el discurso final de la segunda audiencia en el Senado.

La segunda reunión del plenario del Senado que debate la legalización del aborto se extendió mucho más de lo previsto. Fueron ocho horas seguidas en las que expusieron 23 especialistas que si bien tenían siete minutos cada uno para hablar, los y las senadoras les hicieron muchas preguntas y eso fue demorando los tiempos.

Pero lo más sorprendente llegó al final, de la mano de la última experta: Aída Kemelmajer de Carlucci, quien fue jueza de la Corte Suprema de Justicia de su provincia, Mendoza, y una de las autoras del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación. Una hora estuvo en el estrado, donde no sólo expuso sino que pareció dar una clase magistral de Derecho. Se fue con aplausos, aunque no están permitidos en este debate en el Senado.

Durante la extensa jornada, los once especialistas que se habían mostrado en contra del dictamen aprobado el 14 de junio en Diputados (9 de ellos varones), habían insistido con el “derecho a la vida del niño” no tenía que someterse al derecho a decidir de la mujer a interrumpir voluntariamente sobre su embarazo, que “las dos vidas” valen, y que abortar es un delito.

Kemelmajer refutó estos argumentos. Aseguró que el dictamen no viola la Constitución, ni la Convención de los Derechos del Niño ni ningún tratado internacional. Usó argumentos del propio Comité de los Derechos del Niño “que ya recomendó varias veces garantizar los abortos a las niñas y adolescentes, la última vez, ahora en junio de 2018”. También citó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Aseguró que el dictamen no va contra la federalización del país ni promueve la eugenesia.

Por su apoyo a la ley del aborto, quieren bajar a Claudia Piñeiro de una charla con el escritor Padura

Sus explicaciones se basaron en que “los derechos no son absolutos”. Y que cuando dos derechos entran en coalición, se usa la regla de proporcionalidad. Habló de la progresividad del desarrollo del feto, que durante el primer trimestre, o hasta la semana 14, la mujer, que ya es una persona, tiene más derechos: “El feto aún no tiene suficiente desarrollo, por eso pesa más la autonomía de la mujer”. Sostuvo que después de las 14 semanas, como dice el dictamen, el aborto se permite por causales: violación, riesgo de salud de la mujer e inviabilidad de vida del feto.

Respondió a cada pregunta de los senadores, corrigiéndolos: “no hablemos de niño”, “hablemos de autonomía”. “La vida del feto no es independiente de la mujer, y la mujer no debe ser instrumento de reproducción de nadie”. Recordó que “en el derecho romano el aborto no estaba penado, comenzó a serlo con la Iglesia”. “Esto está lleno de ideología, es inútil. Hablemos sin eufemismos. Decir que Dios es fuente del Derecho es peligrosísimo”. Habló de las luchas para conquistar el divorcio y el matrimonio igualitario: “Ahora es el aborto, y siempre estuvimos los que defendemos y los que rechazan del mismo lado. Vivimos en un país laico”.

El constitucionalista Andrés Gol Domínguez expuso a favor de legalizar el aborto. (Maxi Failla)

El constitucionalista Andrés Gol Domínguez expuso a favor de legalizar el aborto.

“Antes, el constitucionalista Ricardo Gil Lavedra también había hablado de la “ponderación de bienes”, que “es más pequeña en los comienzos del embarazo y luego se va incrementando”. Aseguró que mantener el estado actual de la situación “daña derechos de las mujeres”. “Si algo no podemos hacer es dejar las cosas como están, sigamos el recorrido de los países avanzados”, pidió. El constitucionalista Andrés Gil Domínguez fue por el mismo sentido, como Natalia Gherardi, del Equipo Senado: para Ricardo Gil Lavedra, la ley "no obliga ni promueve los abortos"Latinoamericano de Justicia y Género, Liliana Tojo  Negaron que el dictamen vaya en contra de la Constitución y de los tratados internacionales. Por la misma vía fue Mariela Belski, de Amnistía Internacional.

Sobre esos puntos, pero en sentido opuesto, disertaron especialistas del Derecho que se mostraron en contra, como Gregorio Badeni, Nicolás Laferriere, García Lema, Néstor Sagúes. Aseguraron que hay vida desde la concepción, que tiene el mismo derecho que la mujer, que abortar es un delito, y pidieron otras opciones, como permitir las adopciones de fetos y embriones desde el útero, hoy prohibido porque un juez puede decidir el estado de adoptabilidad de un niño sólo después de los 42 días del nacimiento, que es cuando termina el puerperio de la madre.

El jurista García Lema expuso contra el proyecto de ley. (Maxi Failla)El jurista García Lema expuso contra el proyecto de ley.

“Un estado donde se viola la ley es una sociedad destinada a caer. Nos guste o no, desde la concepción hay un niño“, dijo Badeni.

Especialistas de la salud que se mostraron contrarios hablaron de “óvulos, espermatozoides, genomas, divisiones celulares, diálogos químicos y organogénesis” (Zelmira Botini de Rey), que también habló de “cultura del descarte”. Leonardo Caruana, a favor, habló de “salud pública”, “perspectiva de derechos” y “autonomía”. La historiadora Dora Barrancos, una de las directoras del Conicet, también hizo hincapié en el derecho a la autodeterminación. “El 80 por ciento de los embarazos es una contingencia. El Estado le debe devolver a las mujeres el derecho al goce sexual”.

Las reuniones del plenario formado por las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Constitucionales seguirán la semana que viene. Restan cinco, en las que se estima hablará cien expositores. En menos de un mes se sabrá si el aborto legal es ley.

Fuente:https://www.clarin.com/sociedad/aborto-aplausos-discurso-rompio-protocolo-cerraron-sesion-maratonica_0_rkjYoxEm7.html

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail