San Rafael, Mendoza domingo 15 de septiembre de 2019

En busca del Ordenamiento Territorial

La agencia mendocina de Ordenamiento Territorial promete ser un instrumento eficaz y proactivo a la hora de discutir políticas del suelo y planificación a futuro. Sin embargo, carece de la autonomía que amerita un ente de sus características.
Mendoza necesita un ordenamiento territorial. (Foto Alf Ponce / MDZ)
La idea de fundar la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial nació como resultado del diálogo de décadas y décadas acerca de la necesidad de “acomodar” de alguna manera la matriz mendocina, en varios aspectos diferentes.

Formalmente, nació de la aprobación de la Ley 8051 de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo y tiene como ambicioso objetivo el óptimo aprovechamiento del espacio físico sin dañar los recursos naturales que sostienen la vida de una comunidad.

“Un plan de ordenamiento territorial es la foto de hoy en torno a la infraestructura provincial. Los usos del suelo, la superficie cultivada y no cultivada. Es la descripción de la matriz socioeconómica”, admitió a MDZ el secretario de Ambiente Marcos Zandomeni a cuyo cargo se encuentra la entidad de marras.

El funcionario fue aún más utópico: “Debemos generar una visión a 20 años, debemos enfocarnos en el diagnostico a trabajar”.

A mediados de febrero pasado, la agencia fue presentada con toda la pompa por el Gobernador Francisco Pérez; la Subsecretaria de Planificación Territorial de la Inversión Pública, Graciela Oporto y el referido Zandomeni.

En esos días, el secretario de Ambiente destacó: “La conformación de esta Agencia tiene un gran significado ya que es el organismo ejecutivo que impulsará e instrumentará el Ordenamiento Territorial de nuestra provincia a través de la elaboración de los proyectos de los Planes de Ordenamiento Territorial; de promover la participación social y ciudadana; de proponer medidas para coordinar las políticas y de definir cursos de acción en el corto, mediano y largo plazo entre otras funciones que le competen. Tengamos en cuenta que desde el Ordenamiento Territorial se pueden planear y gestionar los usos más adecuados para un espacio previamente definido. Para esto se realizan estudios sobre el medio y las actividades humanas que allí se desarrollan. Su objetivo es el óptimo aprovechamiento del espacio físico sin dañar los recursos naturales que sostienen la vida de una comunidad”.

Sin embargo, a pesar de la relevancia que claramente ostenta, la agencia cuenta con un curioso talón de Aquiles: carece de autarquía. Si quisiera comprar una mísera goma de borrar, debería pedir permiso a Ambiente.

“Cuando se creó, se hizo de esa manera, dependiente de la secretaría. Igualmente, se puede cambiar a futuro”, aseguró a MDZ Zandomeni.

Para Aldo Rodríguez Salas, ex secretario general de la Gobernación de Arturo Lafalla, es toda una debilidad esa falta de independencia: “Debería ser un ente autárquico, como Irrigación. La ley necesita que se ajusten algunos de sus instrumentos… este es uno de ellos”.

El origen fue el verbo

La creación de la Agencia de Ordenamiento Territorial aparece establecida en el artículo 41 de la Ley 8051 de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo y está integrada por un Comité Ejecutivo formado por 1 Presidente y 6 vocales.

Según la norma, el Presidente será elegido por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado a partir de una terna propuesta por el Consejo Provincial de Ordenamiento Territorial.

Por otra parte, aparecen los vocales, los cuales se designan de la siguiente forma: uno por el Poder Ejecutivo; tres vocales propuestos por el Sector Científico, Técnico y Universidades y dos por Municipios. Asimismo, la Agencia contará con equipos técnicos que serán organizados por el Comité Ejecutivo y junto al Consejo Provincial de Ordenamiento Territorial (CPOT) les corresponderá definir los objetivos esenciales del ordenamiento territorial que permitan alcanzar de manera planificada un desarrollo sustentable para Mendoza.

“La estructura de la agencia es dinámica, y esa es su mayor fortaleza”, aseguró a este diario Rodríguez Salas. A su vez, recordó que el consejo que la conforma tiene rol parlamentario, “al igual que la selección de magistrados”.

Por su parte, Zandomeni recordó a este medio que esta es “la única ley en el país de ordenamiento territorial activa en una provincia. La CABA y la provincia de Buenos Aires son dos distritos que también tiene la ley pero no funciona, no está implementada”.

-¿No es demasiado burocrática la estructura?
-Para nada. De hecho, ya llevamos 10 reuniones de Consejo Provincial. Siempre con quórum. Aparte es pluralista: los miembros del Consejo de la agencia son 7 vocales. Dos por los municipios, tres por las universidades y ciencia y tecnología, uno por el poder Ejecutivo y uno por Irrigación.

-¿Cómo se hace para interactuar con los departamentos mendocinos?
-La actuación de los intendentes y de las instituciones de cada departamento son esenciales para llegar a un plan de ordenamiento bueno.

-¿Está previsto en la ley que pueda haber intereses encontrados con los códigos de planificación urbana de cada distrito? ¿Qué se hace en esos casos?
-No, la verdad que eso no se previó aún. Pero se puede hacer a futuro.

-…Porque hoy tranquilamente una excepción al código puede trabar cualquier propuesta de la agencia.
-Sí, puede pasar.

-Al ser un ente dependiente de su cartera, la agencia le da un gran poder, ¿o no?
-Para nada, están asignados ya los fondos a utilizar. Todo ya ha sido planificado.

Los candidatos del orden (territorial)

En estas horas, hay tres candidatos que buscan presidir la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial. Se trata de María Sonia Romero, Mario José Valencia Moreno y María Alejandrina Videla. Todas votadas por el consejo ad hoc.

Las malas lenguas aseguran que Romero es la delfín de Zandomeni, a quien respondería de manera directa. El secretario de Ambiente lo niega:

“Nada que ver. Ella ha trabajado en Tupungato, en Lavalle, en Vialidad y trabaja en Maipú, tiene muchos años de trabajo y sacó la mayor cantidad de votos. Aparte aún debe ser avalada por el gobernador y la Legislatura provincial”.

El dato es real: según establece la Ley 8051, la terna debe ser elevada al Poder Ejecutivo, quien deberá elegir a uno de los tres mencionados. Posteriormente, dicha designación se presentará a la Legislatura para su aprobación. No obstante, esta supuesta traba, en el marco de la política no es freno para imponer a una persona para el cargo que fuere menester.

“El manejo no puede ser más democrático. Lo importante ahora es lograr nuestro objetivo. La actuación de los intendentes y de las instituciones de cada departamento son esenciales para llegar a un plan de ordenamiento bueno”, aseguró Zandomeni.

Habrá que creerle… o no. Más allá de cualquier profesión de fe, será cuestión de poner la lupa en su desempeño dentro de la agencia y cotejar si sus proclamas de hoy se transforman finalmente en hechos concretos en el mediano plazo.

Ello es lo que realmente importa. Al menos, es lo que le interesa a los mendocinos.

Fuente: MDZ por Christian Sanz@cesanz1
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail